A un año de su máximo histórico de casi US$ 70.000, Bitcoin (BTC) llegó a cotizar esta mañana US$ 15.574, un 78% por debajo de esa marca -el más bajo desde noviembre de 2020-, afectado por las múltiples crisis del mercado de los últimos meses.

A lo que se sumó esta semana el desplome del exchange FTX cuyo fundador dijo precisar un auxilio de US$ 8.000 millones para no declarar la bancarrota.

Si bien el buen dato de inflación en los Estados Unidos impulsó el rebote del mercado de criptomonedas, que se estabilizaron después de la caída del miércoles y permitieron que Bitcoin subiera hasta alrededor de US$ 17.904, el escenario sigue siendo alarmante y pone en serias dudas la transparencia de un sector con pocas regulaciones a nivel mundial.

En ese sentido, a pesar de recortar las pérdidas el jueves, Bitcoin aún se ha desplomado alrededor del 14% en lo que va de la semana, mientras que otras criptos como Ether registran una caída de 13.56% en el mismo período.

El más perjudicado de todos fue FTT, el token nativo de la plataforma de intercambio FTX, que cayó aproximadamente un 85% esta semana y se cotizaba alrededor de US $ 3,46.

Con un déficit de US$ 8.000 millones y sin pretendientes en la industria, Samuel Bankman-Fried -fundador de FTX- advirtió sobre la bancarrota si no puede obtener un rescate.

Para los usuarios de FTX, el desplome de la plataforma recuerda la agitación que involucró meses a Celsius y Voyager, prestamistas de criptomonedas que colapsaron este año, así como los vistos por otras empresas que se vieron envueltas en la caída de los activos digitales.

En esos casos, los procedimientos se han estancado por cuestiones legales espinosas sobre cómo se debe tratar la criptografía cuando un intercambio quiebra.

Además, hay pocos precedentes legales de cómo les va a los clientes en una quiebra de criptomonedas cuando simplemente no hay suficiente dinero para todos.

Por ese motivo, el caos también atrajo la atención de reguladores y legisladores.

"Lo que hemos visto en los últimos dos días, si puedo dar un paso atrás, es realmente parte de un patrón", dijo el presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. Gary Gensler, en declaraciones a Bloomberg Television.

"Los inversionistas se ven perjudicados cuando no confiamos en las medidas de seguridad de las políticas públicas que hemos implementado a lo largo de las décadas", aseguró al citar la opacidad, el uso del dinero de otras personas, el apalancamiento y la interconexión como riesgos en el sector de activos digitales. (Télam)