Bice Fideicomisos más que duplicó el año pasado la cantidad de pymes beneficiadas con financiamiento al pasar de 2210 empresas asistidas en 2019 a 5.159 en 2020, lo que representó un aumento del 125%, informó hoy la entidad oficial en un comunicado.

En ese marco, la entidad -que forma parte del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE)- incrementó en un 45% el volumen de activos administrados como resultado del impulso estatal a ese instrumento financiero destinado a asistir a las pequeñas y medianas compañías.

En medio de las dificultades ocasionadas por la crisis de la Covid-19, BICE Fideicomiso logró incrementar los niveles de asistencia a las pymes y pudo mantenerse financieramente sólida para promover el desarrollo.

Esta última situación quedó reflejada en el balance de gestión 2020 de Bice Fideicomisos, que arrojó resultados positivos con una rentabilidad del 29% sobre fondos propios (ROE – por sus siglas en inglés), superando a la media del sistema financiero local que se ubicó en el 15,1%, según el informe sobre bancos del BCRA.

La emergencia desencadenada por la pandemia requirió medidas innovadoras por parte de la dependencia encabezada por Jorge Tanús, que funciona dentro de la órbita del Banco de Inversión y Comercio Exterior de Argentina (BICE) cuyo principal fiduciante es el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación conducido por Matías Kulfas.

Así en los tiempos de Covid instrumentó a través de sus fideicomisos la asistencia a empresas y personas por parte del Estado Nacional.

Esto se vio reflejado en el volumen de activos administrados por la entidad, que se incrementó un 45% desde 2019 y se valorizó en $ 1.081 billones.

En comparación al 2019, Bice Fideicomisos tuvo una muy buena performance económica con un resultado operativo de $ 332 millones de pesos, lo que significó un aumento del 374% respecto del año anterior. Los ingresos se incrementaron en un 43% (793 millones), mientras que los gastos se redujeron un 5%. Esa mejora en los resultados permitió incrementar los niveles de asistencia a las pequeñas y medianas empresas afectadas por la pandemia.

Tanús destacó que “los desafíos de la coyuntura obligan a racionalizar las políticas públicas priorizando aquellas con verdadero impacto social y que sean económicamente viables.

"En este sentido, aquellas entidades públicas que posean adecuados procesos de gestión se destacarán como actores fundamentales y necesarios en este proceso de reactivación económica. Bajo este paradigma, el fideicomiso se presenta como un recurso versátil para múltiples destinos y posibilita el desarrollo de proyectos que impulsen el crecimiento de la economía real del país", dijo el directivo.

"En un contexto de acotado margen fiscal este tipo de herramientas cobra mayor protagonismo asegurando transparencia en la utilización de recursos y eficiencia en la rendición de cuentas”, concluyó Tanús.

(Télam)