La ministra de Economía, Silvina Batakis, aseguró que las inversiones que requieren los sistemas de transporte de gas y petróleo "son una prioridad" para el Gobierno nacional, al participar hoy de una audiencia en la que las empresas operadoras de los oleoductos que parten de la formación de Vaca Muerta presentaron sus planes de inversión por más de US$ 1.000 millones en el corto plazo y requirieron la extensión de sus concesiones que vencen en 2028.

Batakis participó de manera virtual en un encuentro organizado por el secretario de Energía, Darío Martínez, en la ciudad de Neuquén.

En ese marco analizaron los planes de inversión de la empresa Oleoductos del Valle (Oldelval) que lleva el crudo de Vaca Muerta hasta Puerto Rosales, en proximidades de Bahía Blanca; los de la empresa Oiltanking, que se encarga de dar almacenamiento a ese crudo y despacharlo para exportación y distribución en el mercado doméstico; y de la firma Oleoducto Transandino (Otasa), a cargo de la recuperación de la operatividad del ducto que vincula con Chile.

De la reunión participaron los directivos de una docena de petroleras encabezados por el presidente de YPF, Pablo González, y el CEO de Tecpetrol, Ricardo Markus, además de representantes de Pan American Energy, Pluspetrol, Shell, CGC, Pampa Energía, Capex, Vista, Chevron, Exxon y Petronas, y de las cámaras empresarias del sector y representantes gremiales.

Por el lado de las provincias por las que atraviesan los trazados de los oleoductos estuvieron el ministro de Energía de Neuquén, Alejandro Monteiro; la secretaria de Energía de Río Negro, Andrea Confini; el subsecretario de Energía de Buenos Aires, Gastón Ghioni, y la subsecretaria de Hidrocarburos de La Pampa, Cecilia Gordino; además de la subsecretaria de Hidrocarburos de la Nación, Maggie Videla.

"El objetivo no sólo es buscar el autoabastecimiento sino generar los saldos exportables para lograr las divisas que la Argentina tanto necesita, para lo cual es necesario continuar esta senda de crecimiento de producción que atraviesa récords históricos en gas y en petróleo"

Martínez dijo que la intención del Gobierno nacional es poder definir los pedidos de prórroga de concesiones para agosto en el caso de Oldelval y Oiltanking, y en septiembre en el caso de Otasa.

"El objetivo no sólo es buscar el autoabastecimiento sino generar los saldos exportables para lograr las divisas que la Argentina tanto necesita, para lo cual es necesario continuar esta senda de crecimiento de producción que atraviesa récords históricos en gas y en petróleo", afirmó el secretario, al señalar que un requerimiento similar se advierte en el transporte eléctrico ante los picos de demanda.

En medio de las presentaciones realizadas por las empresas concesionarias, la ministra Batakis se sumó al encuentro por videoconferencia.

La intervención de la flamante ministra de Economía

La titular del Palacio de Hacienda aseguró que "todo lo que tiene que ver con inversiones de ducto y gasoductos son prioridad para nuestro gobierno".

"Podemos tener distintas situaciones financieras que ralentizan algunas de las decisiones pero de ninguna manera frenarlas porque necesitamos llevar la energía a todos lados", dijo Batakis tras instar a las compañías a seguir "apostando por la Argentina" para atender la necesidad de poner al país "en el sendero de sostenibilidad, que todas las provincias crezcan en la complejidad de su matriz productiva".

Durante las presentaciones, las empresas informaron que tienen en diseño planes por más de 1.000 millones de dólares a mediano plazo, lo que les permitirá responder al incremento de la demanda de las petroleras de una mayor capacidad de transporte, para lo cual ya presentaron administrativamente la solicitud de la extensión por diez años de sus concesiones que vencen en 2028.

En el caso de Otasa, su presidente César Grzona, explicó que la empresa trabaja en la rehabilitación del oleoducto que parte de las inmediaciones de la ciudad de Añelo, en Vaca Muerta, y cruza la Cordillera hasta la refinería de Bio Bio en la costa del Pacífico, mediante un ducto de 427 kilómetros que alcanza una altura de 2.000 metros.

El oleoducto no está en funcionamiento desde 2006 por lo cual están desarrollando un análisis detallado de los caños y de las obras aledañas para lograr su operatividad en diciembre con un caudal mínimo de transporte de 8.000 metros cúbicos por día de petróleo (m3d), con capacidad total de 17.500 m3d, lo que permitiría una salida exportadora al crudo neuquino hacia el oeste.

Las obras que se presentaron en tres etapas consecutivas están demandando una inversión de US$ 64 millones que llevan adelante las empresas controlantes de la sociedad que son YPF y la chilena Enap.

Por otra parte, el gerente general de Oldelval, Ricardo Hösel, dio los detalles de los planes de inversión en dos etapas sucesivas que permitirán duplicar la capacidad de transporte desde Puesto Hernández en Neuquén, hasta Puerto Rosales en Bahía Blanca, con los que buscan incrementar a 72.000 metros cúbicos días el volumen transportado de crudo.

Oldelval señaló que en junio se registró un incremento de transporte del 25% respecto de diciembre, lo que fue posible a una inversión ya concretada en abril cuyo mayor caudal ya quedó absorbido por la producción creciente.

La primera etapa de obras demandará una inversión de US$ 750 millones, y se proyecta que al final de la eventual prórroga de la concesión en 2037 la cifra ascendería a los US$ 1650 millones destinados a la renovación permanente del sistema.

Finalmente, el gerente general de Oiltanking, Rolando Balsamello, empresa que tiene a su cargo el almacenamiento del crudo en el complejo portuario bahiense, para su exportación vía marítima, dio los detalles de los planes de inversión por unos US$ 300 millones para la construcción de nuevos tanques y un nuevo muelle, que tendrá un impacto de compras de bienes locales del 95%. (Télam)