Los granos volvieron a cerrar a la baja en el mercado de Chicago presionados por el avance de la cosecha gruesa en Estados Unidos, mientras que los fondos volvieron a retirar ganancias en el trigo tras haber alcanzado al principio de la semana su cotización más alta en 9 años.

El contrato de noviembre de la oleaginosa cayó 1,40% (US$ 6,25) hasta los US$ 438,08 la tonelada, a la vez que el de enero lo hizo por 1,41% (US$ 6,34) para ubicarse en US$ 442,95 la tonelada.

Los fundamentos de la baja radicaron en el avance de la cosecha estadounidense, que se espera que finalice la semana que viene, junto a la expectativa del mercado de que el Departamento de Agricultura de dicho país (USDA) aumente la estimación de producción en su informe mensual sobre oferta y demanda mundial de granos que se publicará la semana que viene.

Asimismo, presionó los precios el rápido avance de la siembra sudamericana.

Sus subproductos acompañaron la baja, con una merma en la cotización del aceite del 1,34% (US$ 17,64) hasta los US$ 1.295,86 la tonelada, mientras que la harina lo hizo por 0,92% (US$ 3,42) para ubicarse en US$ 366,73 la tonelada.

Por su parte, el maíz retrocedió 1,11% (US$ 2,46) y se ubicó en US$ 217,71 la tonelada, como consecuencia del avance de la cosecha en norteamérica, aunque la suba de los fertilizantes a nivel mundial podría condicionar la próxima campaña, lo cual puso coto a la caída.

Click to enlarge
A fallback.

Por último, el trigo descendió 0,93% (US$ 2,66) y se posicionó en US$ 281,64 la tonelada, debido a una toma de ganancias tras haber tocado máximos en más de nueve años. (Télam)