Las solicitudes iniciales de subsidios al desempleo en los programas estatales regulares de EEUU disminuyeron a 473.000 en la semana que terminó el 8 de mayo, 34.000 pedidos menos que el período previo, informó hoy el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, en Washington, con lo que en la actualidad 16,9 millones de personas reciben ese tipo de ayuda.

De esta forma, las solicitudes iniciales de desempleo cayeron a su menor número en lo que va de la pandemia.

En EEUU, el mercado laboral continúa mejorando a medida que más estadounidenses se vacunan y la demanda de los consumidores aumenta, lo que ayuda a estimular la actividad económica.

A medida que más empresas y estados eliminen las restricciones pandémicas restantes, se espera que la contratación continúe acelerándose.

Los datos de los subsidios han sido volátiles durante la pandemia en medio de retrasos, fraude y nuevos programas.

Varios estados, incluidos Carolina del Sur y Montana, han dicho recientemente que planean retirarse de los programas federales de beneficios por desempleo en medio de un debate sobre si la ayuda generosa influye en la razón por la que las empresas tienen dificultades para contratar trabajadores.

Michigan y Nueva York lideraron las estadísticas con mayores caídas en beneficios la semana pasada.

El aumento de los beneficiarios del desempleo se produjo principalmente en California y Michigan, donde se agregaron más de 600.000 personas al programa federal de beneficios por desempleo que se estableció para trabajadores y contratistas.

La desaceleración de la contratación ha provocado una reacción política contra los 300 dólares adicionales en beneficios semanales pagados por el gobierno federal, además de los pagos estatales que promedian alrededor de 320 dólares.

El suplemento se incluyó en la medida de estímulo de 1,9 billones de dólares del presidente Joe Biden, aprobada en marzo, y expirará la semana del 6 de septiembre.

Pero hasta ahora, 12 estados, todos con gobernadores republicanos, han anunciado que dejarán de pagar el beneficio adicional en junio o julio.

Los 12 estados también pondrán fin a su participación en dos programas de beneficios federales: uno que ha hecho que los trabajadores autónomos y los autónomos sean elegibles para recibir asistencia por primera vez, y un segundo que proporciona semanas adicionales de ayuda.

Los estados que eliminarán los beneficios son Tennessee, Missouri, Alabama, Arkansas, Idaho, Iowa, Mississippi, Montana, Dakota del Norte, Carolina del Sur, Utah y Wyoming.

(Télam)