La cantidad de estadounidenses que solicitaron subsidios iniciales por desempleo cayó a 376.000 solicitudes la semana pasada y de esta forma en la actualidad suman 3,5 millones de personas quienes continúan recibiendo ese beneficio, informó hoy el Departamento del Trabajo en Washington.

El informe indica que "las solicitudes de desempleo cayeron en 9.000 personas desde 385.000 a 376.000 beneficios", con lo que suma la sexta semana consecutiva con números a la baja.

Antes de que la pandemia paralizara casi la actividad económica en marzo de 2020, las solicitudes semanales se ubicaban regularmente por debajo de 220.000.

De esta forma, casi 3,5 millones de personas continúan recibiendo beneficios estatales por desempleo en la semana que finalizó el 29 de mayo, 258.000 menos que los 3,8 millones del período anterior.

Las empresas están reabriendo sus actividades, a medida que las vacunas permiten que la gente vuelva a trabajar.

El Departamento de Trabajo informó días atrás que las vacantes alcanzaron un récord de 9,3 millones en abril.

En mayo, la economía estadounidense generó 559.000 millones de nuevos puestos de trabajo y la tasa de desempleo bajó a 5,8% desde 6,1% en abril.

Algunos trabajadores se toman su tiempo para buscar empleo porque los beneficios federales ampliados por desempleo pagan más que sus trabajos anteriores.

Muchos estados están comenzando a eliminar los beneficios federales este mes. En total, 15,3 millones de personas estaban recibiendo algún tipo de ayuda por desempleo al 22 de mayo.

Los estados que más aumentaron los pedidos de subsidios fueron

Pennsylvania (+7,064), Illinois (+4,298), Kentucky (+3,454), Missouri (+2,744), and Michigan (+1,664), mientras que los estados donde se verificaron las principales caídas fueron Texas (-3,114), Oregon (-1,822), Virginia (-1,753), Florida (-1,625), y Washington (-1,577). (Télam)