El precio del petróleo cerró hoy nuevamente en baja por temor a que la recuperación de la economía y de la demanda mundial sean más lentas de lo esperado, debido a la nueva ola de infecciones por coronavirus que afecta a gran parte del planeta, aunque al cabo del primer trimestre del año conserva una ganancia de casi 25%.

El barril de la variedad WTI perforó el piso de 60 dólares y cerró en 59,30 dólares, lo que representa una caída de 2,2% en la jornada, pero mantiene una ganancia de 25%, en el primer trimestre, mientras que el tipo Brent perdió hoy 0,9%, cerrando en 63,50 dólares con una suba de 24% para el primer cuarto del año, según datos de la agencia Bloomberg.

Las noticias del rebrote de Covid-19 en Francia son muy preocupantes para el complejo petrolero dado que el empeoramiento de la situación de Covid, particularmente en Europa, representa un golpe de demanda nuevamente y está afectando los precios.

El presidente francés Emmanuel Macron admitió hoy que la situación es peor que en el otoño (boreal) pasado.

Mientras tanto, una reunión del panel de la OPEP + terminó sin una recomendación de política antes de las conversaciones de mañana donde el grupo de productores decidirá sobre la producción en el futuro.

La alianza OPEP + está debatiendo si reactivar parte de los 8 millones de barriles de producción diaria, alrededor del 8% del suministro global, que están reteniendo.

El secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo, señaló la reciente volatilidad del mercado del petróleo como "un recordatorio de la fragilidad que enfrentan las economías y la demanda de petróleo".

El grupo OPEP+ recortó sus proyecciones de crecimiento de la demanda de petróleo para el 2021 en 300.000 barriles de petróleo por diarios.

La OPEP+ se reunirá el jueves para decidir la política de producción.

El cartel petrolero actualmente está recortando un poco más de 7 millones de barriles de petróleo diarios de su producción conjunta para sostener los precios del barril y reducir el exceso de oferta.

Arabia Saudita colabora adicionalmente con una disminución voluntaria de 1 millón de barriles diarios.

Los inventarios de petróleo en los EE.UU. caen por primera vez en seis semanas y la Administración de Información Energética muestran que el país es una excepción ya que las refinerías estadounidenses están procesando crudo a la tasa más alta en un año.

En otras partes del mundo, la trayectoria del consumo de combustible sigue siendo confusa, como lo demuestra el renovado bloqueo nacional de Francia.

Las cifras de demanda en los EE. UU. fueron importantes y todo hace pensar que los combustibles se recuperarán rápido incluso en el caso de los carburantes para los aviones.

En tanto, el oro se recuperó y subió 1,3% cerrando el trimestre en 1.708 dólares por onza con una caída del 10% en ese lapso. (Télam)