El precio del barril de petróleo registró hoy en Nueva York una caída como consecuencia de la suba de los inventarios de combustibles en los Estados Unidos, en un contexto en el que los inversores aguardan la suba de tasas de interés por parte de la Reserva Federal (FED), atentos a la posibilidad de una drástica decisión que implique un incremento de hasta 100 puntos básicos.

El barril de la variedad WTI bajó 1,9% y se negoció en 102,30 dólares; mientras que el tipo Brent cayó 0,5% y se pactó en 106,90 dólares, según datos consignados por el New York Mercantil Exchange (NYMEX).

La demanda de combustibles en los Estados Unidos permanece por debajo de donde estaba hace dos años, ya que los altos precios mantienen a más conductores con menor uso de los automóviles.

La Agencia de Informaciones de la Energía (EIA) informó que "los inventarios comerciales de crudo, excluidas las reservas estratégicas disminuyeron en 400.000 barriles respecto al anterior semana y totalizaron 426,6 millones de barriles.

Los stock de crudo se encuentran 6% por debajo del promedio de los últimos cinco años para esta época del año.

Los inventarios de naftas aumentaron en 3,5 millones de barriles la semana pasada y están alrededor del 3% por debajo del promedio de cinco años para esta época del año.

Esta es la tercera semana consecutiva que los inventarios de combustibles aumentan, como consecuencia del menor consumo.

Por su parte, la compañía TC Energy anunció que el oleoducto Keystone, una de las principales vías de exportación de Canadá, estaba operando a tarifas reducidas por tercer día consecutivo.

El petróleo sigue operando con marcada volatilidad debido a una menor producción de los países exportadores, los temores por las sanciones occidentales a Rusia y por los temores que una suba de tasas de los principales bancos centrales del mundo pueda debilitar la demanda e introducir a la economía mundial en un ciclo recesivo.

El precio de los contratos de futuros de gas natural para agosto ganó 8,5% y se negociaron en 7,88 dólares por millón de BTU.

Finalmente, el oro bajó 1% y se pactó en 1.710 dólares por onza. (Télam)