La Central Nuclear Embalse, ubicada en la provincia de Córdoba y la segunda generadora en su tipo en ponerse en funcionamiento en el país, inició su primera parada planificada y muchas de sus tareas ya se encuentran completadas, informó la empresa operadora Nucleoeléctrica (NASA)..

Luego de las tareas de reacondicionamiento que permitieron que la planta arranque un nuevo ciclo de vida de 30 años, la central realiza la parada que tendrá una duración estimada de siete semanas.

El objetivo de estas paradas convencionales es realizar tareas de inspección y mantenimiento preventivos y correctivos que no pueden desarrollarse con la central en funcionamiento.

Durante el pico de la parada, en la que se realizarán aproximadamente 3.400 tareas, en el sitio trabajarán aproximadamente 1.600 personas, de las cuales 900 pertenecen a empresas contratistas y 92% son de la región cercana a la planta.

Entre los trabajos que se realizarán, se encuentran tareas en el reactor, inspecciones de los generadores de vapor, tareas en la turbina, en el alternador y el retubado parcial del condensador, entre otras.

Luego de las tareas de reacondicionamiento en 2015, la Central Nuclear Embalse volvió a conectarse al sistema en 2019 con una potencia instalada de 656 MWe.

El 14 de febrero último se cumplieron dos años de la reconexión a la red, y si bien se hicieron paradas breves, en las mismas no se realizaron inspecciones ni trabajos preventivos mayores.

Por esta razón, esta parada tendrá una complejidad y longitud especial, ya que es la primera que se hace luego de la vuelta a servicio, completó el comunicado de Nucleoeléctrica. (Télam)