Unos 744.000 estadounidenses solicitaron beneficios iniciales por desempleo, lo cual significa un aumento de 16.000 personas respecto de la semana pasada, informó hoy el Departamento de Trabajo.

Si bien las solicitudes de desempleo han disminuido desde el inicio de la pandemia, siguen siendo altas según los estándares históricos ya que antes de que estallara la pandemia, los pedidos s semanales generalmente se mantenían por debajo de las 220.000 personas por semana.

Durante la semana que finalizó el 27 de marzo, más de 3,7 millones de personas recibieron beneficios estatales tradicionales por desempleo, dijo el informe oficial.

Si se incluye los programas federales suplementarios que se establecieron el año pasado para ayudar a los desempleados a soportar la crisis de salud, un total de 18,2 millones están recibiendo algún tipo de ayuda por desempleo.

Las solicitudes suelen ser un indicador de los despidos y disminuyen a medida que mejora la economía.

Sin embargo, durante la pandemia, los números se han convertido en una medida menos confiable ya que por ejemplo la economía se ha fortalecido y sin embargo, en marzo, los empleadores agregaron 916,000 puestos de trabajo, la mayor cantidad desde agosto, y la tasa de desempleo sólo disminuyó del 6.2% al 6%.

La mayoría de los economistas coinciden en que el nivel aún alto de solicitudes de desempleo debería desaparecer gradualmente.

Aún así, los Estados Unidos todavía tienen 8.4 millones de empleos menos de los que tenía en febrero de 2020, justo antes de que golpeara la pandemia.

Los Ángeles y Nueva York continúan teniendo las tasas de desempleo más altas entre las 51 áreas metropolitanas con una población mayor al millón de habitantes.

En febrero, las tasas de desempleo en Los Ángeles y Nueva York fueron del 9,9% y el 9,8%, respectivamente, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales.

Aún así, la tasa en Nueva York es 6 puntos porcentuales más alta que en el mismo mes del año pasado, mientras que es 5,6 puntos más alta en Los Ángeles.

Mientras tanto, Salt Lake City es la única gran área metropolitana donde el número de personas empleadas ha cambiado poco con respecto al año pasado y la tasa de desempleo es del 3,6%.

El empleo disminuyó en las otras 50 áreas metropolitanas con respecto al año anterior, con las mayores disminuciones porcentuales en Las Vegas, Orlando y Los Ángeles, áreas muy afectadas por la falta de turistas y vacacionistas.

En 5 grandes áreas metropolitanas de EE. UU., el empleo está por debajo del nivel de 10 años antes

El efecto de la pandemia fue lo suficientemente fuerte como para que en 33 de las 51 áreas metropolitanas más grandes, el empleo se mantenga por debajo del nivel observado cinco años antes. Y, en Buffalo, Pittsburgh, Nueva Orleans, Hartford y Rochester, hace 10 años había más personas empleadas que hoy.

(Télam)