La Cámara Argentina de Energías Renovables (Cader) presentó hoy un informe técnico para el aprovechamiento del biometano en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, región en la que se presenta un potencial para construir 324 plantas de producción, con una inversión total de US$ 2.170 millones y la potencial creación de casi 12.000 puestos de trabajo.

El biometano es un biogás renovable purificado para ser totalmente compatible con el gas natural, que se obtiene a partir de biomasa como cultivos forrajeros (maíz, sorgo); efluentes pecuarios (porcinos, tambo, feedlot); efluentes agroindustriales o cualquier materia orgánica residual, natural o producida, y en su proceso de inversión se puede desarrollar las cadenas de valor, capacidades empresarias y empleos de calidad.

Actualmente, la gran mayoría de las provincias que podrían producir biometano se abastecen de gas proveniente de las regiones petroleras o de las importaciones, esto provoca que la provincia en su conjunto genere erogaciones para pagar por este gas.

Frente a este escenario, si en lugar de “importar” gas, estas provincias produjeran su propio biometano, en base a efluentes de sus producciones pecuarias y sus cultivos forrajeros, su producto bruto geográfico se vería impactado de manera positiva y directa.

El reporte de Cader se presentó mediante un webinar del que participaron el equipo técnico encargado del informe y una mesa redonda conformada por Sergio Mansur, secretario de Biocombustibles y Energías Renovables de Córdoba, Jorge Caminos, secretario de Desarrollo Ecosistémico y Cambio Climático de Santa Fe, Hernán Hougassian, el director provincial de Transición Ecológica de Buenos Aires, Diego Rozengardt, y Diego Roger director de Biocombustibles de la Nación.

En el informe se estudian tres posibles usos del biometano: como complemento del gas natural, en el transporte público y en redes aisladas. (Télam)