El potencial de la carne vacuna está intacto en el imaginario de los argentinos, y de los jóvenes en particular, según un trabajo del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva).

"Hoy el argentino típico, y el joven argentino en particular, posee una identidad compleja y fragmentada, que hace que entre otras cuestiones se plantee por ejemplo una vida mucho más 'flexitariana'", afirman Adrian Bifaretti y Eugenia Brusca, del Ipcva.

Sin embargo, "existe todavía una masa crítica del mercado y una percepción del mismo con una imagen favorable como para seguir agregando valor y lograr un mayor fortalecimiento de la imagen de nuestra carne vacuna", agregan los especialistas del Departamento de Promoción Interna del organismo público-privado.

Según el trabajo, "el marketing digital, la gestión de las redes sociales y el tono comunicacional serán fuentes de competitividad cada vez más relevantes en el futuro cercano".

Cuán saludable o sustentable es el producto y cuánto juegan las preferencias de la gente por el mismo, empiezan a estar también en el radar; en particular en las generaciones más jóvenes.

Para los centennials, que poseen entre 16 y 24 años, el sabor como atributo de calidad no está tan arraigado como en las generaciones de más de 50 años y tienen muy en cuenta en cambio la autenticidad del producto; en el caso de los millennials (entre 25 y 34 años), valoran más lo natural y lo saludable. (Télam)

Click to enlarge
A fallback.