El presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), José Zuccardi, aseguró hoy que el Proyecto de Desarrollo Sostenible de la Cadena Vitivinícola II (Proviar II) permitirá "poner en valor al sector", apoyar a los pequeños productores especialmente en la sostenibilidad y refundar la promoción de las exportaciones.

En diálogo con Télam, tras el acto encabezado por el presidente Alberto Fernández en la Casa Rosada, Zuccardi consideró al proyecto como "muy importante tanto desde lo ambiental, lo económico, y lo social en un momento en que la región oeste argentina tiene una crisis hídrica profunda y donde los productores, los más chicos especialmente, necesitan de apoyo para mejorar su eficiencia de riego y otros aspectos que son muy importantes".

"Poner en valor a la vitivinicultura, tanto lo que hoy se ve del vino argentino hacia el mundo como la posibilidad del apoyo a los pequeños productores para que puedan mejorarse y tecnificarse, es un hecho muy relevante en un país donde el vino es la bebida nacional y es parte de nuestra cultura y de nuestra alimentación", afirmó.

Para concretar el apoyo "es muy probable que se desarrollen proyectos para mejorar la estructura de riego de los productores más pequeños y hay que trabajar en la letra chica del proyecto, pero tiene por objeto impulsar los aspectos del Plan Estratégico Vitivinícola que hemos trazado hasta el 2030", agregó.

El monto total que se destinaría al Proviar II sería de unos US$ 40 millones, a un plazo de cinco años, con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), al que se sumará un porcentaje de contraparte en torno al 60% a cargo del productor o establecimiento del sector vitivinícola beneficiado con estos aportes no reembolsables.

Para Zuccardi, si bien "no hay una cifra establecida", las previsiones son de aumentar las exportaciones, porque el techo de las ventas al exterior de la Argentina "está mucho más arriba de donde se sitúa actualmente".

Click to enlarge
A fallback.

Hoy en día "la Argentina participa con un 3,5% del comercio mundial de vinos, y podría, con políticas adecuadas en el mediano plazo, aspirar a un crecimiento muy fuerte; no sería muy ilusorio pensar que podríamos ser el 5% del comercio mundial de vinos", precisó.

Según Zuccardi, "el sector tiene una potencia exportadora fuerte porque vende productos con marca, con valor agregado, genera un ámbito para que los turistas internacionales vengan, lo cual es una forma también de exportar, y genera una opción para los turista nacionales". (Télam)