La secretaria de Energía, Flavia Royon, y el ministro de Energía de Chile, Diego Pardow, acordaron la reactivación de los intercambios bidireccionales de energía entre ambos países a través de la línea de interconexión eléctrica InterAndes, administrada por la firma AES Andes, informó hoy esa compañía.

Se trata de una línea de transmisión de 345 kilovatios que se extiende 409 kilómetros entre las subestaciones Andes en Chile y Cobos en Argentina, informó AES Andes en un comunicado.

Con este acuerdo, durante el día se podrán importar hasta 80 megavatios (MW) de generación de energías provenientes de centrales solares desde Chile hacia Argentina, mientras que durante la noche se podrán exportar al vecino país hasta 200MW de fuente de generación térmica a partir de gas natural.

En este sentido, se explicó que "el acuerdo establece que los sistemas no operarán sincronizados, sino que se destinarán componentes de generación en forma aislada eléctricamente", lo cual "servirá de respaldo en caso de presentarse contingencias eléctricas, mejorando la resiliencia en ambos sistemas".

También se prevé un abaratamiento de costos sistémicos, reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y disminución de vertimientos de energía renovable en el sistema eléctrico chileno.

AES Andes, con sede tanto en territorio argentino como chileno, afirmó que "la modalidad aprobada consiste en intercambios de oportunidad económica, que serán interrumpibles en caso de que los operadores de red de los respectivos países lo consideren necesario".

Royon participó del anuncio junto a Martín Genesio, CEO de AES Argentina, desde la central AES San Nicolás; Pardow y el CEO de AES Andes, Javier Dib, lo hicieron desde la sede de la cartera energética chilena en Santiago; en tanto, en remoto, el vicepresidente ejecutivo de AES, Bernerd da Santos.

"Cuando pensamos en la energía estamos pensando en el crecimiento de nuestro sector industrial, en que acceda a un insumo a precios competitivos, y en la posibilidad de que las pequeñas y medianas empresas se incorporen con una participación cada vez mayor en las oportunidades que la diversificación energética brinda en el marco de la transición", expresó al respecto Royon.

A su turno, Genesio comentó que "la transición energética no solo abarca la irrupción de fuentes de energías renovables, sino también la interconexión regional y el aprovechar las oportunidades de intercambio de energía para lograr un abastecimiento con mayor sustentabilidad; y hoy dimos un gran paso en ese sentido".

En tanto, Pardow sostuvo que "el proyecto de interconexión eléctrica Andes-Salta representa un paso más de cooperación entre Chile y Argentina, un aporte al desarrollo de la generación renovable, debido a que permite exportar energía de vertimiento". (Télam)