El Gobierno nacional aprobó hoy el modelo de convenio de préstamo que se firmará próximamente con el Banco mundial, por US$ 300 millones, destinado a financiar parcialmente el “Programa de Agua y Saneamiento con Atención a Zonas Vulnerables”.

El decreto 467, publicado en el Boletín Oficial, recuerda que el programa prevé aumentar el acceso a esos servicios, administrados de manera segura con atención a las áreas vulnerables del Área Metropolitana de Buenos Aires.

Se contempla asimismo “mejorar la eficiencia y capacidad” de AySA (Agua y Saneamientos Argentinos) para “responder a las necesidades de emergencia de abastecimiento”.

En ese sentido la compañía estatal realizará obras de infraestructura para proveer agua potable y redes cloacales, así como mejorar el tratamiento de desagües en 20 municipios del conurbano y en la Ciudad de Buenos Aires.

“En el conurbano bonaerense, 3,7 millones de personas no tienen acceso a agua de red y 6,8 millones carecen de cloacas”, puntualizó el Banco Mundial al aprobar el préstamo a fines de febrero pasado.

AySA

El programa prevé acciones para responder a situaciones de emergencia en el marco de la pandemia de Covid-19 y reforzar la capacidad de AySA “para mitigar los impactos en la salud de la población, por ejemplo, aumentando las herramientas digitales de pago y reclamos, entre otras”.

Además, 312.000 personas se verán beneficiadas por la reducción de las pérdidas de agua, ya que el proyecto contribuirá a mejorar la eficiencia de la empresa, mediante la reducción de fugas y la optimización del uso de la energía en estaciones de bombeo y pozos profundos, junto con la instalación de paneles solares para generar energía in situ.

Estas medidas permitirán reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), como las del gas metano, que se producen en el tratamiento de aguas residuales.

El préstamo del Banco Mundial incluye un margen variable, es reembolsable en 32 años y tiene un período de gracia de 7 años. (Télam)