La Legislatura porteña aprobó hoy dos leyes que fueron impulsadas por el oficialismo y furzas aliadas que eximen temporalmente del pago del impuesto a los Ingresos Brutos (IIBB) a contribuyentes del sector gastronómico y a clínicas que brindan servicios de internación a pacientes con Covid-19, medidas a las que la oposición calificó de "insuficientes".

Por un lado, los legisladores de la Ciudad aprobaron un proyecto de ley que exime del pago de impuestos sobre los IIBB -en mayo, junio y julio- a los contribuyentes que desarrollan actividades gastronómicas, el cual fue impulsado por Marcelo Guouman (UCR-Evolución) y Sergio Abrevaya (GEN).

"Con esta medida proyectamos alcanzar a casi 10 mil comercios gastronómicos que emplean directamente a más de 50 mil personas en la Ciudad de Buenos Aires, con un costo fiscal calculado en los 500 millones de pesos", dijo Guouman durante el debate legislativo.

Abrevaya, en tanto, afirmó que acompañaba la medida, pero recordó que su "propuesta original era eximir (a los contribuyentes) del 50% del impuesto durante todo el año".

Y agregó que "se estima una pérdida de 24 mil puestos de trabajo" en el sector gastronómico local debido a la pandemia y las restricciones para contener la propagación del coronavirus.

Desde la oposición, la diputada del Frente de Izquierda (FIT) Alejandrina Barry definió la medida como "insuficiente" y la criticó por "no diferenciar entre pequeños comerciantes y grandes cadenas".

"Esta medida es insuficiente, ya que no impide que los pequeños comercios tengan que cerrar. Además, beneficia a los grandes empresarios, que siguen explotando a los trabajadores", afirmó la legisladora.

Y recordó que, desde su bloque, propusieron en marzo último "no otorgar estos beneficios a las empresas que violan leyes laborales, como McDonald's y Burger King y Starbucks, que pagan sueldos que no llegan al salario mínimo".

Luego, el legislador del Frente de Todos (FdT) Leandro Santoro, dijo que la nueva medida era "mejor que nada, pero muy poco" y coincidió en la necesidad de "plantear una segmentación y focalizar la ayuda en quienes más lo necesitan".

"Con esta medida, Mc Donald's va a recibir la misma ayuda que un bodegón de barrio, cuando el esfuerzo fiscal debería estar al servicio de los más desfavorecidos", añadió.

Claudio Romero, diputado del bloque oficialista Vamos Juntos (VJ), dijo a su turno: "Sabemos que este alivio no alcanza, que es el comienzo de algo", pero luego se refirió a las restricciones horarias establecidas por el Ejecutivo nacional y afirmó que el Estado debe buscar el "bienestar integral, lo cual implica poder ir a trabajar y estudiar".

Durante el segundo semestre del año pasado también se eximió del pago de IIBB al sector gastronómico porteño, por lo que con la ley aprobada hoy, se extiende el beneficio por tres meses más.

La diputada de VJ Ana María Bou Pérez, en tanto, se refirió a la otra ley, la cual es de su autoría y exime del pago de impuestos sobre los IIBB en mayo y junio a las clínicas que brindan servicios de internación a pacientes con coronavirus.

"El sistema de salud se encuentra entre los principales actores en el manejo de esta pandemia y es uno de los más castigados. Este proyecto da un alivio concreto a esas instituciones e implica un gran esfuerzo financiero para nuestro Poder Ejecutivo, no solo por las erogaciones extraordinarias que deben hacerse, sino también por la quita de la coparticipación", afirmó.

Al respecto, la diputada Barry (FIT) consideró que el sistema de salud "está en crisis por la falta de medidas de fondo" y dijo que la Ciudad debe "aumentar el presupuesto" para este sector. (Télam)