El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ha planteado la posibilidad de tomar medidas que en la práctica implicarían una metamorfosis del mercado de la carne de Estados Unidos para controlar sus precios.

El argumento es que cuatro empresas controlan de manera monopolística el mercado, lo que ha llevado a un alza injustificada de los precios que está perjudicando al consumidor.

Los firmantes de ese post (puede leerse completo aquí), en el que señalaban desde el principio que expresaban la opinión de Biden, son Brian Deese, Director del Consejo Económico Nacional; y los subdirectores del mismo organismo Sameera Fazili (sección de Fabricación, Innovación y Competencia Nacional) y Bharat Ramamurti, (sección de Protección al Consumidor.

En el texto explicaban que cuatro grandes compañías controlan la mayor parte del mercado de tres productos concretos: carne de vacuno, carne de cerdo y carne de ave.

Según apuntan los asesores de Biden, durante la pandemia, estas cuatro empresas han aumentando los precios, lo que les ha generado ganancias récord. De hecho, aseguran que la carne, o más comcretamente la especulación que con ella han realizado estas empresas, ha sido el origen de la mitad del aumento del coste de la cesta de la compra de alimentos para los estadounidenses. Argumentos que respaldan con informes como este de la USDA y con numerosos datos y gráficos que acompañan al post.

Joe Biden, presidente de los Estados Unidos

Medidas

En el texto, se confirma que se están realizando las siguientes acciones para bajar los precios de la carne:

Medidas enérgicas para reprimir la fijación ilegal de precios, hacer cumplir las leyes antimonopolio y brindar más transparencia a la industria de procesamiento de carne.

El USDA está llevando a cabo una investigación conjunta en curso con el Departamento de Justicia sobre la fijación de precios en la industria de procesamiento de pollo, que ya ha generado una declaración de culpabilidad de 107 millones de dólares por Pilgrim's Pride.

El USDA también ha anunciado una política de aplicación más sólida de la Ley para que los procesadores de carne no puedan usar su dominio del mercado para abusar de los agricultores y ganaderos.

El USDA está generando más transparencia, con nuevos informes de mercado sobre lo que pagan los procesadores de carne.

Se establecerán nuevas reglas diseñadas para garantizar que los consumidores obtengan lo que pagan cuando la carne está etiquetada como 'Producto de EEUU'.

Brindar alivio a las pequeñas empresas y trabajadores afectados por COVID y crear una cadena de suministro de alimentos más competitiva.

El USDA invertirá 1,4 mil millones de dólares en asistencia pandémica para brindar ayuda a los pequeños productores, procesadores, distribuidores, mercados de agricultores, procesadores de mariscos y trabajadores agrícolas y de alimentos afectados por COVID-19.

En esas ayudas se incluyen 700 millones para llegar a pequeñas operaciones que no han recibido recursos en rondas anteriores de ayuda federal pandémica.

El USDA también invertirá 500 millones en los fondos de la Ley del Plan de Rescate Americano para apoyar a los nuevos competidores a expandir la capacidad de procesamiento de carne y aves de corral local y regional.

Ganado Vacuno

El USDA proporcionará subvenciones, préstamos y asistencia técnica para crear una nueva capacidad de procesamiento de carne y aves de corral que competirá con los grandes, obligándolos a bajar los precios, y proporcionar a los agricultores y ganaderos acceso a mejores opciones y precios más justos en sistemas alimentarios locales y regionales.

Adelantarse a las perturbaciones relacionadas con el cambio climático mediante el apoyo a los agricultores y ganaderos de los efectos del clima extremo.

Para responder a la sequía que afecta a los agricultores y ganaderos en todo el oeste y el medio oeste, el USDA ampliará su Programa de Asistencia de Emergencia para Ganadería, Abejas y Peces Criados en Granjas (ELAP) para incluir el costo de transporte de alimento, brindando un alivio muy necesario al ganado afectado. productores.

Trabajar con el Congreso para hacer que los mercados de ganado sean más transparentes y justos.

Los procesadores de carne tienen un poder enorme para fijar los precios, que a menudo se establecen en contratos opacos que encierran a los productores de ganado independientes en precios que no son el producto de una negociación libre y justa. Se trabajará desde la Administración en una legislación que mejore los precios en los mercados de ganado y facilite la negociación real de precios entre los productores de ganado y los procesadores