El Gobierno bonaerense extenderá hasta cuatro años la exención del impuesto sobre los Ingresos Brutos a los sectores vinculados a la economía social y popular, a partir de un convenio entre el Ministerio de Trabajo y la Agencia de Recaudación (ARBA).

Según se informó, el acuerdo impulsado por el Ministerio de Trabajo profundiza la labor conjunta con ARBA para apoyar y promover la actividad de quienes producen, comercializan o intermedian bienes y servicios en sectores sociales vulnerables, de manera de facilitar su inserción laboral y productiva.

La iniciativa tiene como marco la Ley N°13.136, denominada ALAS (Actividades Laborales de Autoempleo y Subsistencia), que está vigente en la provincia de Buenos Aires desde 2007.

Por esa norma, quienes desarrollan su actividad en la economía social pueden acceder -entre otros beneficios- a una exención en el pago de Ingresos Brutos por un año que ahora se amplia a cuatro a partir del convenio.

El director de ARBA, Cristian Girard, explicó que la labor coordinada de ambos organismos bonaerenses “permitirá al gobierno de Axel Kicillof extender beneficios impositivos para quienes realizan su actividad económica en situación de vulnerabilidad”.

Además, recordó que “emprendimientos, cuentapropistas y pequeñas asociaciones que trabajan en el marco de la economía social pueden acceder a exenciones en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos”.

“El objetivo de la Provincia es brindarles todo el apoyo para que lleven adelante su proyecto y tengan la posibilidad de salir de la informalidad”, consignó.

Por su parte, la ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, aseguró: “Queremos ser el ministerio de todos los trabajadores y trabajadoras y la ley ALAS nos permite llegar a emprendimientos autogestivos y acercarlos a la formalidad.

“El objetivo de la Provincia es brindarles todo el apoyo para que lleven adelante su proyecto y tengan la posibilidad de salir de la informalidad”.

Según se informó en un comunicado, durante 2020, más de 20.000 beneficiarios de la provincia de Buenos Aires recibieron esa exención que requiere, como contrapartida, que las y los contribuyentes cumplan con la presentación de las declaraciones juradas anuales de Ingresos Brutos. (Télam)