El presidente Alberto Fernández sostuvo hoy que "no está cerrado el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional", cuestionó a quienes apuran un entendimiento y ratificó que no firmará algo "que dañe a los argentinos".

"Vamos bien; no hay un límite temporal (para la firma del acuerdo). No voy a firmar algo que dañe a los argentinos", sostuvo el Presidente en declaraciones a Radio 10, y agregó: "Voy a acordar cuando a la Argentina le convenga; los que me apuran son los que quieren que legitimen lo que hicieron ellos".

En este sentido, manifestó: "Seguimos discutiendo con el Fondo; tenemos la buena voluntad de encontrar un acuerdo con el Fondo. Yo sé que cuando el Gobierno argentino firme ese acuerdo, ese acuerdo compromete a muchas generaciones; yo lo que no voy a hacer es algo que comprometa a los argentinos en los años venideros".

"Yo podría firmar un acuerdo hoy y mi Gobierno no tendría que pagar nada, porque en todos los casos tengo un tiempo de espera que a mí me liberaría, pero yo no quiero resolver el problema de Alberto Fernández; quiero resolver el problema de la Argentina y, para resolver el problema de la Argentina, tengo que discutir las tasas de interés que el Fondo hoy está cobrando, y tengo que discutir los plazos en los que quiere recuperar ese crédito", precisó.

El Presidente pidió que los argentinos no se olviden que "(Mauricio) Macri endeudó a la Argentina por encima de sus posibilidades" y agregó: "El crédito que recibió Macri, por 57 mil millones de dólares, es un monto superior al crédito que el FMI acaba de destinar para socorrer a todas las naciones del mundo tras la pandemia".

"Para todo el mundo destinó 50 mil millones y para Macri 57 mil. Yo renuncié a aceptar lo que Macri no llegó a aceptar, por eso el crédito quedó en 44 mil millones", detalló.

Dijo que "el Fondo en eso tiene responsabilidad, porque el Fondo le prestó semejante suma de dinero a un país que estaba sobreendeudado y que ya estaba en default, que era lo que Macri llamaba reperfilamiento".

"Como se endeudó por encima de sus posibilidades, tuvo que pagar una tasa mayor, el triple de la tasa que cobra habitualmente el Fondo. Yo lo que digo al Fondo es 'esa tasa sacámela porque eso fue una imprudencia tuya, que vos le prestaste a alguien que sabías que no te iba a pagar', es lo que estamos discutiendo", señaló.

Consideró que "vamos bien porque ese tema lo llevamos a Europa, lo discutimos con gobiernos europeos, lo plantee en el G20, el G20 incorporó el tema para la reunión de Italia de octubre".

Adelantó que la cumbre del G20 "puede ser clave para resolver el problema de la sobre tasa", y que "la directora ejecutiva del Fondo Monetario, Kristalina Georgieva, me dijo que todo se encamina como para que el tema sea tratado".

En tanto, señaló que "el otro tema es el tema de los plazos" y explicó: "Lo que yo le planteo al Fondo es que producto de la pandemia, del cambio climático, debería revisarse ese plazo (de 10 años máximo), debería extenderse".

Planteó la idea de que "a países endeudados como la Argentina, en vez de darle financiamiento, que les den tiempo y yo lo invierto en la matriz energética sustentable".

"Yo voy a acordar cuando a la Argentina le convenga, mi deber es representar a los argentinos, no representar a los acreedores, yo nunca estuve de los dos lados del mostrador, no jugué en la Champions League, yo siempre estuve del lado de los argentinos", concluyó.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró ayer que durante el Gobierno de Mauricio Macri la deuda en dólares creció en US$ 100.000 millones, al desestimar afirmaciones del expresidente respecto al nivel de endeudamiento contraído por la administración de Alberto Fernández.

En una reunión presencial de la Comisión Bicameral de Seguimiento de la Deuda Externa celebrada ayer, el ministro advirtió que "achicar el tamaño del Estado y contraer el gasto público para reducir el déficit fiscal sólo contribuye a la imposibilidad de la recuperación económica del país".

Guzmán reseñó que, cuando asumió el actual Gobierno, en diciembre de 2019, debió enfrentar tres problemas: "Un endeudamiento insostenible en moneda extranjera que estrangulaba toda posibilidad de crecimiento; la falta de financiamiento en pesos y la especulación financiera que se dio en 2016 cuando ingresaron a la Argentina capitales de corto plazo".

“Quiero ser bien claro, el análisis sobre endeudamiento que hace el expresidente Macri carece de seriedad y de dignidad. Busca confundir al pueblo, pero nosotros somos el pueblo y sabemos; el pueblo sabe", dijo Guzmán.

Acerca del acuerdo con el FMI, remarcó que "la sostenibilidad de la deuda debe ser el principio rector. Necesitamos un acuerdo sostenible y vamos a defender con firmeza los intereses de nuestra patria. Los acreedores son responsables cuando un deudor entra en una situación insostenible".

Además de cuestionar los dichos de Macri, Guzmán también se refirió a la exgobernadora bonaerense y actual precandidata a diputada nacional por Juntos por el Cambio en la Ciudad de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, que afirmó que el gobierno de Alberto Fernández se había endeudado "más y más rápido" que el de Cambiemos.

"No es así. Este gobierno no se endeuda en dólares. Lo que hicimos fue financiar déficit fiscales en la magnitud necesaria en la pandemia, en nuestra moneda y con asistencia del Banco Central", sostuvo Guzmán.

"Cuando se dice que financiar ese déficit fiscal es mala cosa, lo que se está pidiendo es un ajuste", acotó, tras lo cual añadió que "la recuperación que se está dando hoy no se hubiese dado".

Guzmán insistió en que "asumir deuda en moneda extranjera es un ataque a la capacidad de implementar políticas públicas", y enfatizó que "cuando se toma deuda con el Fondo Monetario, el problema es mayor".

(Télam)