La economía creció en el primer trimestre del año alrededor de 1% interanual y anotó el mejor registro para igual período desde 2018, de acuerdo con datos anticipados por el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) del Ministerio de Desarrollo Productivo.

El informe "Panorama Productivo" del CEP indicó que la recuperación permitió recomponer el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita en 4,3% en febrero de 2022 y así superar los niveles de diciembre de 2019, y retornar valores similares a los de mediados de 2018.

"Esta recuperación se da sobre un escenario de caída del ingreso per cápita durante la última década y, particularmente, durante el período 2018-2020 (donde se concentró el grueso de la caída). Es por ello que, si bien la mejora contra los últimos años es clara, todavía el ingreso per cápita se encuentra 9% por debajo del pico de septiembre de 2011", señaló la entidad que funciona en la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo.

En ese marco, la actividad industrial entre enero y febrero creció casi 4% respecto al primer bimestre de 2021, y tuvo el mejor arranque de año desde 2018. Asimismo, 12 de 16 sectores industriales produjeron más que en 2019 y que en 2021.

Respecto a marzo, el índice adelantado del CEP indicó que la producción industrial creció 3,6% contra igual mes de 2021 y 15,4% frente a similar período de 2019, mientras que en la medición mensual desestacionalizada arrojó una caída del 1,9% respecto a febrero.

Sin embargo, se advirtió sobre disparidad en algunos indicadores, con mejoras en los rubros construcción y automotriz y desaceleración en siderurgia y consumo energético industrial.

"La suba de las exportaciones de bienes -que en el primer trimestre del año alcanzaron el récord, en precios corrientes, de 19.352 millones de dólares- fue, junto con una notoria sustitución de importaciones en la industria, un factor muy relevante de la recuperación económica", resaltó el CEP XXI.

Desde el punto de vista de los sectores productivos, se destacó que dos grupos de actividades vienen traccionando la actividad: los que reactivaron tempranamente y continuaron mejorando (como construcción, industria, comercio y servicios profesionales y empresariales) y los que estuvieron muy golpeadas por la pandemia pero que en los últimos meses manifestaron una clara recuperación (como servicios sociales, personales y culturales y transporte y comunicaciones).

Sobre el impacto de la recuperación en el empleo, el documento destacó que "se crearon más de 4.000 empleos formales en febrero de 2022 y se volvió a superar la marca de 1,2 millones de puestos de trabajo industriales registrados, que no se daba desde septiembre de 2018".

Por último, respecto a la inversión se resaltó que, de una muestra de 46 países, Argentina tuvo el crecimiento más alto (29,5%) respecto a fines de 2019 (último trimestre de la prepandemia) y fue, junto a Francia, el único con subas sostenidas los últimos seis trimestres.



(Télam)