El secretario de Minería, Alberto Hensel, afirmó hoy que la Argentina puede llegar a alcanzar en 2030 una participación del 17% en la provisión global de la demanda futura de carbonato de litio, al tiempo que aseguró que el interés del Gobierno es "la conversión de ese recurso en tecnología desarrollada en el país" a través de una cadena de valor integral que permita un producto de alto valor agregado.

Hensel participó esta tarde junto al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en el seminario "La industria argentina del litio y su papel en la transformación de la matriz energética local", organizado por el Banco Iberoamericano de Desarrollo, el Wilson Center y la Embajada Argentina en Estados Unidos.

En su exposición, Hensel recordó que la Argentina alcanzó en 2019 el primer destino de inversión en explotación en litio tras un crecimiento exponencial, lo que permitió colocar al país en el podio de los países con mayores recursos identificados y en el tercer productor global detrás de Australia y Chile.

Pero el Secretario enfatizó que, si bien Argentina aporta de forma significativa a la demanda mundial como producción primaria, el interés es "la conversión de ese recurso en tecnología desarrollada en la Argentina" lo que hace necesario "llevar adelante alianzas estratégicas con el sector publico y el privado como mejor camino par ser participes de una cadena global virtuosa".

"Hoy el país exporta 40.000 toneladas de carbonato de litio y si se tomaran en cuenta los proyectos en operación y en construcción con las ampliaciones proyectadas se podría avanzar en la producción con un número cercano a los 135.000 toneladas de litio equivalente, lo que se elevaría a 305.000 toneladas las que están en estado preliminar", precisó el funcionario.

En ese sentido, precisó que la Argentina tiene recursos identificados por 93 millones de toneladas en 20 proyectos, y los 10 de mayor escala se concentra el 86% de los mismos, pero se estima que el potencial geológico de las provincias productoras pueden totalizar los 350 millones de toneladas.

Hensel destacó que la producción actual es de 454.000 toneladas con lo cual "el aporte de la Argentina va a depender del comportamiento de la demanda", por lo que proyectó que "de cara a 2030 debería incrementarse la demanda alcanzando los 1,8 millones de toneladas, un escenario en el que Argentina podría participar en un 17% de participación del actual 7%, compartiendo el lugar con China.

El 80% de esa demanda, se estima, tendría como objetivo la electromovilidad, lo que hace necesaria la adecuación regulatoria de la transformación de los autos convencionales en eléctricos.

(Télam)