El intercambio de información impositiva permitió a países de América Latina identificar más de 12.000 millones de euros de ingresos adicionales como impuestos, intereses y sanciones desde 2014 hasta la fecha por evasión y elusión de tributos, gracias a programas de divulgación voluntaria e investigaciones fiscales offshore, destacó hoy la titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont.

La funcionaria, en la apertura de la cuarta reunión de la Declaración de Punta del Este que preside la Argentina, dijo que “la evasión y la elusión fiscal constituyen un problema sistémico que afecta con severidad a los países en desarrollo" y que "los flujos financieros ilícitos limitan los márgenes de maniobra para financiar el desarrollo y la inclusión social”

“El intercambio automático de información es una de las herramientas que tenemos los países en desarrollo para combatir mecanismos agresivos de planificación fiscal y los flujos financieros ilícitos que erosionan nuestra capacidad de recaudación”, expresó la titular de la AFIP.

Durante su intervención, Marcó del Pont enfatizó que “el intercambio de información permitió a los países latinoamericanos identificar más de 12.000 millones de euros de ingresos adicionales desde 2014", información que surge del informe Transparencia Fiscal en América Latina 2021 de la OCDE.

La Declaración de Punta del Este es una iniciativa impulsada por países latinoamericanos en el marco del Foro Global de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que aborda desde una perspectiva regional los problemas de los flujos financieros ilícitos y promueve la cooperación fiscal internacional.

Al referirse al informe de Transparencia Fiscal, la titular de la AFIP afirmó que "son solo la punta del iceberg, ya que no todos los países de la región tienen acceso a las herramientas que les permita realizar un certero, eficiente y efectivo aprovechamiento del intercambio de información en la recaudación de ingresos”.

En ese sentido, el informe aseguró que la región latinoamericana perdió cerca de un 6,1% del producto interno bruto (PIB) por evasión fiscal en 2018, siendo los más afectados el impuesto sobre la renta (3,8%) y el impuesto sobre el valor agregado (2,3%).

Asimismo, proyectó que cerca del 27% de la riqueza de América Latina (estimado en alrededor de € 900.000 millones) se mantiene en el extranjero, lo que es considerablemente superior a la media de Asia (4%), Europa (11%) o Estados Unidos (4%), y supone una pérdida de ingresos anual de EUR 19 000 millones para la región.

“La pandemia demostró la importancia y rol que tienen los Estados para gestionar las crisis, garantizar el acceso a los derechos básicos de infraestructura, salud, educación, y alimentación y contener el incremento en la desigualdad”, consideró la funcionaria, quien señaló la experiencia del Aporte Solidario y Extraordinario sobre las grandes fortunas que, en la Argentina, ya generó ingresos por más de 230.000 millones de pesos.

El evento contó con la participación de funcionarios de las administraciones tributarias de Brasil, Costa Rica, Paraguay, Ecuador, Perú y Colombia; autoridades de la OCDE y el Foro Global; representantes de distintas organizaciones de la sociedad civil y directivos de organismos multilaterales como el GAFI, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. (Télam)