La compañía estadounidense Nikola y la australiana Fortescue Future Industries (FFI) suscribieron un acuerdo para evaluar de forma conjunta el desarrollo de instalaciones para producir hidrógeno verde a gran escala en los Estados Unidos (EEUU), y las infraestructuras necesarias.

Nikola apunta a posicionarse como el posible comprador de esta materia prima en cualquier "proyecto potencial" que pueda surgir de esta alianza porque tiene una gran demanda de hidrógeno verde para descarbonizar el sector del transporte y otras industrias, explicó hoy la firma en un comunicado que reprodujo la agencia de noticias DPA.

"La experiencia y las capacidades significativas de FFI en el desarrollo de proyectos de hidrógeno lo convierten en un socio ideal para Nikola en el desarrollo de este proyecto", destacó la compañía de vehículos eléctricos sobre la filial de la minera Fortescue Metals, cuarta productora de hierro del planeta.

También subrayó que FFI lidera la "revolución industrial verde" con la adquisición y el desarrollo de soluciones tecnológicas para industrias difíciles de descarbonizar, al tiempo que está creando, según el fabricante, una cartera global de proyectos de energía renovable, hidrógeno y amoníaco verdes.

El acuerdo también establecerá el marco de las futuras colaboraciones entre ambas empresas para el desarrollo conjunto de soluciones ligadas a la transición energética.

"Norteamérica tiene el potencial de convertirse en el corazón de la energía verde líder en el mundo", dijo Mark Hutchinson, consejero delegado de FFI.

Sostuvo además que "esta nueva asociación demuestra el compromiso de FFI para ayudar a descarbonizar el sector del transporte y permitir que el mundo trabaje para lograr las cero emisiones".

"Los incentivos de la Ley de Reducción de la Inflación (IRA) también hacen de EEUU uno de los mejores lugares del mundo para invertir en energía verde y crear una fuente de nuevos puestos de trabajo", concluyó Hutchinson. (Télam)