Miles de simpatizantes uruguayos le pusieron color a la tarde gris platense en ocasión del partido entre el seleccionado de su país e Inglaterra por la segunda fecha el grupo E del Mundial Sub 20 de fútbol, en el estadio Diego Armando Maradona.

Desde el mediodía la autopista Buenos Aires-La Plata vivió el traslado de los hinchas con banderas con los colores de la "celeste", que se prolongó una vez llegado a la ciudad de las diagonales a las calles y avenidas adyacentes al estadio, especialmente la 32, que es la que lleva al ingreso del estadio.

Allí se instalaron cientos de puestos de comida rápida, que fueron elegidos por los parciales para almorzar, vestidos con la indumentaria del seleccionado de su país o de Peñarol y Nacional, los dos grandes de Uruguay.

El estadio por primera vez en lo que va del Mundial habilitó la popular Sur, donde fue el grueso de los parciales uruguayos, quienes alentaron a sus jugadores cuando ingresaron al césped para hacer el calentamiento previo, al tiempo que silbaron a los futbolistas ingleses.

Al grito del que no "salta es un inglés", con el apoyo, por lo menos por hoy, de los argentinos que llegaron al estadio, el público uruguayo alentó en la previa a su seleccionado y aguardó con respecto la ceremonia de los himnos, pese a que hubo algunos silbidos cuando se entonó la canción patria de Inglaterra, tras lo cual se vino el comienzo del trascendental encuentro por la Zona E del Mundial Sub-20.

(Télam)