Un amplio operativo de seguridad que abarcó a 4.500 efectivos, casi la mitad de los 10.000 aficionados autorizados a presenciar el encuentro de eliminatorias entre Colombia y Argentina, fue dispuesto en derredor del estadio Metropolitano "Roberto Meléndez", de Barranquilla, donde se disputó el encuentro correspondiente a la octava fecha.

Mientras los hinchas colombianos llegaban hasta el escenario del partido bajo la lluvia, dos horas antes del comienzo del encuentro (comenzó a las 18 locales, las 20 de Argentina), las fuerzas de seguridad ya desplegaban un imponente operativo terrestre y aéreo, que en este último ítem ocupaba la utilización de helicópteros y drones,

El dispositivo por tierra, en tanto, procuró dejar libre de manifestaciones las inmediaciones del estadio, ya que se había difundido la posibilidad de que hubiera protestas por la realización de este partido en una zona muy afectada por la pandemia de coronavirus.

Esto evitó que los manifestantes se acercaran hasta las puertas mismas del "Roberto Meléndez", después de que la policía metropolitana realizara algunos allanamientos en un par de viviendas de la ciudad, en las que se incautaron distintos artefactos incendiarios.

"Luego de que se presentaran actos vandálicos y delictivos tras finalizar algunas marchas y concentraciones en las pasadas semanas, se realizaron allanamientos de registro que trajeron como resultado la incautación de algunos elementos a utilizar", dijo el comandante de la policía metropolitana, Diego Rosero, a medios locales. (Télam)