La ciudad de Shimane, en la región de Chugoku, evalúa cancelar el paso de la antorcha si la emergencia sanitaria ocasionada por el Covid-19 no mejora en Japón, que organizará este año los Juegos Olímpicos en su capital, Tokio.

Tatsuya Maruyama, gobernador de la región, anticipó que considera esa posibilidad y sumó más incertidumbre en torno a los Juegos de Tokio 2020, que fueron pospuestos el año pasado y que deberían ponerse en marcha el 23 de julio en la capitan nipona, recordó la agencia italiana ANSA.

El funcionario expresó su voluntad de mantener una reunión con el comité a cargo de planificar el recorrido de la antorcha olímpica, cuyo inicio está previsto para el 25 de marzo en Fukushima para luego trasladarse a Shimane en mayo.

Maruyama se dijo "para nada satisfecho" frente a las medidas de seguridad adoptadas por el gobierno central para contener los contagios con Covid-19 y preocupado por la situación sanitaria en la capital.

Según él, Tokio no ofrece garantías para albergar los Juegos pues registra más de 108.000 casos contra los apenas 280 que se contabilizaron en su prefectura, donde viven 660.000 personas. (Télam)