Rosario Central se consagró campeón de la Copa Argentina tras empatar con Gimnasia y Esgrima La Plata 1 a 1 e imponerse en la tanda de penales para desatar la locura auriazul en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza.

El primer gol del partido lo anotó Fernando Zampedri a los 19 minutos del primer tiempo luego de una serie de rebotes. A los 6’ del complemento, llegó el empate: le robaron la pelota a Gil en el mediocampo, Silva encabezó la contra y Faravelli la mandó al fondo con un toque de primera.

En los penales, Ledesma le detuvo el segundo a Guanini. Antes, había errado Silva y los ejecutores centralistas no fallaron. Caruzzo fue el encargado de bajarle el martillo a la final y de darle a Central el título tan esperado. Tras esto, el Canalla clasificó a la Copa Libertadores del próximo año y disputará la Supercopa ante Boca.

 

 

 

Para más información, visite INICIO.