El director técnico argentino Gerardo "Tata" Martino reclamó un penal sancionado contra México en tiempo suplementario, fue expulsado a consecuencia de la airada protesta, y su equipo perdió con Estados Unidos por 3-2 en la final de la Liga de las Naciones de la Concacaf, algo que no ocurría desde la definición de la Copa de Oro en 2007.

El rosarino, de 58 años, estalló de furia cuando el árbitro panameño John Pitti, a instancias del VAR, sancionó una dudosa falta de Carlos Salcedo sobre el delantero del Chelsea inglés Christian Pulisic, autor del gol decisivo a los 114 minutos.

La decisión del juez provocó que los hinchas mexicanos lanzaran todo tipo de objetos sobre el césped del Empower Field Stadium de Denver, Colorado.

El partido continuó y México dispuso de una gran ocasión para el 3-3 con otro penal que el arquero Ethan Horvarth le tapó al capitán Andrés Guardado a los 124 minutos.

En el tiempo reglamentario, México se puso en ventaja al minuto con gol de Jesús Corona, Estados Unidos lo empató con tanto de Gio Reyna a los 27, la visita volvió a quedar arriba en el marcador con una conquista de Diego Lainez a los 79 y Weston McKennie forzó la prórroga a los 82.

"Es un fracaso para la Selección Mexicana, el primero de la era de Gerardo Martino", sentenció el sitio deportivo azteca Mediotiempo.com.

"No tengo dudas de que si hubo un ganador en los 90 y 120 minutos debió ser México", dijo el asistente Jorge Theiler, que acudió a la conferencia en reemplazo del "Tata" Martino.

"Hoy hemos hecho uno de los mejores partidos desde que estamos al frente de la selección mexicana. Estas son palabras de Gerardo. Está muy conforme con la actitud y el juego", sostuvo Theiler.

Estados Unidos logró su segunda victoria en siete finales de torneos de Concacaf contra México, la primera desde la Copa Oro de 2007. (Télam)