Talleres, de Córdoba cerró hoy su gira por Chile con una nueva derrota, ya que luego de perder por 1-0 con la Universidad Católica el pasado lunes, hoy volvió a caer frente a la Universidad de Chile, esta vez por 2 a 1, en un partido de características "demasiado amistosas", ya que además de jugarse a puertas cerradas en el complejo deportivo del club local, luego de producirse dos expulsiones por lado, ambos equipos pretendieron seguir jugando con 11 futbolistas por lado.

La particularidad de estos dos encuentros en Santiago es que Talleres enfrentó a equipos dirigidos por experimentados entrenadores argentino, ya que a la "U" Católica la conduce Ariel Holan y a la "U" de Chile su compatriota Mauricio Pellegrino.

Los chilenos se impusieron con goles de Nicolás Guerra y Cristian Palacios, uno en cada tiempo, mientras que el juvenil Sergio Frutos descontó para los dirigidos por Javier Gandolfi sobre el final del encuentro.

El hecho llamativo arrancó con "normalidad" a los 27 minutos del primer tiempo, cuando el árbitro José Cabero decidió expulsar a Felipe Gallegos, del local y al delantero colombiano Diego Valoyes, de la "T", que se agredieron luego de que este último le cometiera un fuerte infracción al mencionado Guerra.

Pero en el arranque del segundo tiempo ambos equipos demoraron su salida al campo de juego porque pretendían hacerlo nuevamente con 11 futbolistas cada uno, lo que generó una serie de entredichos con los organizadores y el propio árbitro, que finalmente terminó imponiendo su lógico criterio y los dos equipos afrontaron los 45 minutos finales con 10 hombres.

El partido iba a jugarse en el estadio Santa Laura, de la Universidad de Chile, pero como no llegaron a tiempo con los trabajos de reparación del terreno de juego finalmente se decidió disputarlo en el Centro Deportivo Azul (CDA), pero sin público. presencia que sí iba a haber de desarrollarse en el escenario original. (Télam)