Alejo Véliz, con apenas 18 años, se metió de cabeza en la historia del clásico rosarino al convertir por esa vía el gol del triunfo de Central sobre Newell's por 1 a 0 en el Gigante de Arroyito, algo con lo que aseguró "haber soñado toda las vida".

En realidad la corta vida de Véliz, que nació el 19 de septiembre de 2003 en Rosario y debutó en la primera del "canalla" hace exactamente un año, el 23 de julio de 2021, y lleva marcados tres goles, estuvo apañada en la faz futbolística por sus abuelos.

"Siempre soñé con esto y se lo dedico a mis abuelos, que me acompañaron desde que era chiquito a cada entrenamiento y me hacían el aguante", confió Véliz a TyC Sports al término del clásico correspondiente a la novena fecha de la Liga Profesional.

"Una ciudad entera festejando es una locura y haber podido marcar el gol y vivir el clásico como hincha es genial", remarcó.

Previamente y entre lágrimas, había dicho que los "clásicos hay que jugarlos a morir. Y anoche en la concentración dije que si hacía un gol no sabía como iba a festejarlo, quizá tirándome a la tribuna con todos los hinchas".

Véliz le dio también con su gol un espaldarazo a su técnico, Carlos Tevez, que quizá se haya visto reflejado en él cuando en sus comienzos era protagonista del "superclásico" y solía anotarle a River Plate.

(Télam)