(Por Jerónimo Granero).- Damián Stazzone, uno de los máximos referentes del futsal nacional, asumió que será una "responsabilidad" defender el título en el Mundial de Lituania que comenzará mañana e invitó a los argentinos "a seguir y apoyar" al equipo para colaborar con el crecimiento de la disciplina.

A los 35 años, Stazzone se prepara para disputar su tercera Copa del Mundo pero por primera vez lo hará como defensor del título luego de ganar la edición 2016 disputada en Colombia.

"Será una responsabilidad jugar como campeones del mundo. Lo que nosotros logramos es que antes no se conocía el deporte y ahora mucha gente se volcó de lleno. Eso es positivo y lindo. Prefiero jugar con esa responsabilidad, antes que no estén pendientes de nosotros", expresó Stazzone en una entrevista con Télam, en la previa del debut de la Argentina en el Mundial de Lituania.

El "Pela" es uno de los máximos referentes del futsal de nuestro país ya que, además de ser uno de los protagonistas de la histórica gesta mundial, fue el capitán de San Lorenzo, el primer equipo argentino en conquistar la Copa Libertadores de América.

El último año y medio de Damián será inolvidable dado que obtuvo una serie de logros en medio de una de las peores crisis mundiales provocada por la pandemia de coronavirus.

En febrero de 2020, el número 2 de la Argentina fue partícipe del equipo que ganó las Eliminatorias Sudamericanas tras vencer en su casa a Brasil (3-1) en la final y en mayo de este año levantó la primera Copa Libertadores para nuestro país.

"Es raro porque obviamente fue todo en un contexto difícil. Tuve momentos de alegría y recuerdos para toda la vida pero trato de valorar todos los momentos", remarcó

"En el deporte cambia todo muy rápido y de eso no puede depender la alegría o el éxito. Me quedo con los títulos pero también con los malos momentos que pasé, como todos, que me ayudaron a crecer como deportista y como persona", agregó.

Como si fueran poco los éxitos deportivos, Stazzone también se recibió de Licenciado en Comunicación Social en la Universidad de Quilmes.

"La universidad es una experiencia de vida, se comparte, ves otras actividades, aprendés cómo trabajan los docentes y también cómo se esfuerzan para que tengamos una educación de primer nivel", destacó.

El compromiso de Stazzone no es solo con el futsal y la educación ya que también es uno de los Socios Refundadores de San Lorenzo y participó activamente en todas las movidas relacionadas a la Vuelta a Boedo.

Sin embargo, luego de siete años siendo la cara visible del proyecto de futsal de San Lorenzo, el experimentado cierre -o último hombre- decidió tener una segunda oportunidad en Europa, más precisamente en el Opificio 4.0 CMB de la competitiva liga de Italia.

"Me llevó mucho tiempo tomar la decisión y todavía no lo termino de asimilar. Si bien estoy convencido, no caigo que voy a jugar en otro club. Necesitaba parar un poco porque fueron años intensos y de mucho desgaste", admitió.

Y agregó: "estoy en el final de mi carrera y no quería sufrir en San Lorenzo. Quiero vivir otra experiencia y después volver para retirarme en el Pando".

El empuje que tuvo la disciplina después de la obtención del Mundial sirvió para avanzar muchos casilleros pero Stazzone consideró que el futsal en Argentina todavía está en "desarrollo".

"Aumentó la cantidad de pibes y pibas que juegan. Para mi fue clave que el Mundial se viera por la TV Pública porque también los clubes se dieron cuenta que servía tener al deporte", subrayó.

"También se mejoró a nivel organización y muchos nos estamos yendo a otras ligas. Los entrenadores también crecieron, hay más profesionales y eso nos permitió seguir compitiendo a nivel selección y, por ejemplo, ganarle a Brasil sin los chicos que juegan en Europa", enumeró.

No obstante, Stazzone se calificó como "exigente" y aseguró que hay "mucha más para mejorar".

"Tenemos que llevar el deporte a todo el país. La realidad es que los que vivimos del futsal estamos en Buenos Aires, en el resto del país se hace muy difícil", lamentó.

"Me genera bronca que no haya un buen proyecto para llevar el futsal por todo el país y no tener una liga potencia como Brasil, España, Portugal o Rusia. No es que yo soy mejor jugador que uno del interior. La diferencia es que tengo el privilegio de entrenar, de alimentarme bien, de tener un cuerpo técnico que vive de esto. Es una diferencia de posibilidad, no de talento", profundizó.

A poco de transitar su último Mundial, Stazzone le pidió apoyo a los argentinos -sean o no apasionados del futsal- para soñar con repetir el histórico título.

"Que nos sigan y nos hagan el aguante porque para nosotros el deporte está en pleno desarrollo y llegar a la gente es importante. También nos empuja y nos da fuerzas. Cuanta más gente nos apoye más crecerá el deporte y eso le dará la posibilidad a un montón de pibes y pibas de tener un deporte más desarrollado y poder vivir del futsal", completó. (Télam)