El estadio Lusail, el más grande del Mundial de Qatar, sede del debut de Argentina ante Arabia Saudita y de la final del 18 de diciembre, se inaugurará oficialmente mañana a poco más de dos meses del inicio de la competencia.

El estreno de la "Joya del Desierto" será con la disputa de la Supercopa de Lusail entre el campeón de Arabia Saudita, Al Hilal, dirigido por el argentino Ramón Díaz, y Zamalek de Egipto, campeón de la liga de ese país.

Se espera que la capacidad de 80.000 espectadores esté completa ya que además del partido entre dos equipos convocantes de la zona del Golfo, habrá un show de Amr Diab, uno de los músicos más famosos del mundo árabe.

El moderno estadio que terminó de construirse a finales de 2021 tuvo una primera prueba el pasado 12 de agosto con la presencia del presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

En esa oportunidad, el recinto ubicado en Lusail, unos 15 kilómetros al norte de Doha, abrió sus puertas para apenas 20 mil espectadores que observaron un partido de la liga local.

El acontecimiento de mañana será examen importante para la organización de la Copa del Mundo ya que para ingresar al estadio se pedirá la tarjeta Hayya.

Esta acreditación es el requisito que le exigió el gobierno de Qatar a la FIFA para ingreso de los hinchas locales e internacionales que presenciarán el primer Mundial de Medio Oriente.

Con la inauguración de Lusail se completarán las ocho sedes del Mundial, que comenzará el próximo 20 de noviembre con el partido entre Qatar y Ecuador, del DT argentino Gustavo Alfaro, en el estadio Al Bayt del municipio de Jor.

El estadio montado en Lusail recibirá diez partidos en total. El primero será el debut de Argentina contra Arabia Saudita del 22 de noviembre, luego albergará otros cinco encuentros de la fase de grupos, entre ellos Argentina-México, uno cruce de octavos de final, otro de cuartos, una semifinal y la final del 18 de diciembre a las 12.00, fecha que coincidirá con la celebración del Día Nacional de Qatar.

El estadio se diseñó con el objetivo de cuidar el medio ambiente con últimas tecnologías orientadas al uso eficiente del agua. Además, en virtud de su ubicación, se instaló un material de última generación que protege el estadio del viento cálido, evita la entrada de polvo y permite que haya la suficiente luz para que crezca el césped, al tiempo que proporciona sombra para reducir el gasto en aire acondicionado del estadio. (Télam)