Miguel Russo, entrenador de Boca Juniors, dispondrá de un mix entre habituales titulares y suplentes para enfrentar el miércoles a Defensores de Belgrano, de la Primera Nacional, por los 16avos. de final de la Copa Argentina.

Después de la derrota de anoche en la Bombonera ante Talleres de Córdoba por 2 a 1, el plantel "xeneize" se entrenó hoy en el predio de Ezeiza.

La idea del director técnico para jugar ante el "Dragón" es hacer descansar a algunos de los jugadores que vienen golpeados, como Carlos Tevez y Jorman Campuzano, ambos con traumatismos que van a tratar en kinesiología.

La idea es poner también algunos juveniles, como el caso del delantero Luis Vázquez o el volante Alan Varela, que ya habían jugado desde el comienzo en la victoria contra Claypole por 2 a 1 por la misma copa.

Es posible que el arquero Esteban Andrada no juegue el miércoles próximo, y su reemplazante estará entre Agustín Rossi y Javier García, de buena actuación ante Claypole.

También podría estar entre los convocados Ramón Ábila, quien hace veinte días tiene el alta médica pero el cuerpo técnico no lo veía bien en lo físico: "Wanchope" no estuvo nunca en la lista de concentrados desde que fue operado a mediados de enero de una hernia inguinal.

El delantero, quien tiene contrato hasta junio de 2023, podría seguir su carrera en la MLS de Estados Unidos: aunque no es oficial, trascendió que no estaría en los planes de la secretaría de fútbol boquense para el segundo semestre y la idea es de venderlo a algún club del exterior, pero no cederlo a préstamo.

En el entrenamiento de hoy, los que jugaron contra Talleres realizaron ejercicios regenerativos y el resto del plantel hizo una práctica de fútbol.

Edwin Cardona, quien tiene una lesión muscular, hizo movimientos en el campo de juego y estuvo en kinesiología. El cuerpo técnico aguardará hasta el viernes para saber si el futbolista colombiano podrá estar contra Independiente el próximo fin de semana en Avellaneda, por la 7ma. fecha de la Copa de la Liga Profesional.

En otro orden, más allá de la derrota ante la "T" y la mala actuación del equipo, en el "mundo Boca" y en los medios se habla de la discusión entre Carlos Izquierdoz y Frank Fabra en medio del partido, con cachetada del defensor colombiano incluida.

Según dijeron a Télam allegados al cuerpo técnico, el DT Russo puso paños fríos en el vestuario en el entretiempo y las cosas quedaron ahí, sin que pasaran a mayores.

Hoy hubo una charla general de parte del entrenador con el grupo, habitual en la primera práctica después de un encuentro, pero ninguna entre Russo y los dos futbolistas involucrados en el incidente.

El plantel "xeneize" volverá a los entrenamientos mañana en horario matutino en el predio de Casa Amarilla y por la tarde el plantel quedará concentrado en un hotel del barrio porteño de Monserrat.

Boca jugará el miércoles ante Defensores de Belgrano desde las 20.10 en el estadio Único de La Plata, por los 16avos. de la Copa Argentina. (Télam)