Por Marcos González Cezer. Ron Steens, capitán del seleccionado neerlandés de hockey sobre césped subcampeón en el Mundial en Argentina en 1978, confirmó que su plantel "tenía información" de lo que ocurría en Argentina durante el certamen y aseguró que ningún jugador del equipo le dio "un apretón de manos" al dictador Jorge Rafael Videla en la ceremonia de premiación, en la que su compañero Hans Jorritsma se negó a recibir su medalla por rechazo al régimen.

"Teníamos información antes de viajar a Buenos Aires", reconoció Steens en una entrevista exclusiva con Télam, a través de un correo electrónico.

"Después de una buena discusión con nuestro equipo, decidimos ir porque no queríamos ser utilizados para objetivos políticos", explicó Steens, campeón mundial en 1973.

El torneo se disputó, entre el 19 de marzo y el 2 de abril, en el Campo Argentino de Polo y los 14 equipos participantes fueron divididos en dos zonas: A y B.

En la primera estaban Bélgica, Alemania, Inglaterra, Polonia, Canadá, Australia e India; en tanto que en la llave B compitieron Italia, Holanda, Malasia, Argentina, Irlanda, España y Pakistán.

Videla, que llegó en helicóptero minutos antes de la final, observó el partido junto al belga René G. Frank, presidente de la Federación Internacional de Hockey (FIH) y posteriormente le dio la Copa del Mundo al pakistaní Islahuddin Siddique, capitán de su equipo.

"Ni yo ni otros miembros del equipo le dimos un apretón de manos a Videla. Recibimos nuestras medallas de plata del presidente de la Junta Alemana de Hockey", explicó en otro tramo del diálogo con Télam Steens, quien puntualizó: "Es cierto que yo, como capitán, recibí la medalla para Hans Jorritsma y se la di".

Además, Steens aclaró: "Hans no sufrió sanciones de la Federación Holandesa. ¡Un par de años después incluso se convirtió en el entrenador nacional!".

Jorritsma, que cumplió 29 años en el transcurso del torneo -en el que disputó los ocho partidos que jugó su equipo-, escribió artículos para el diario Vrij Nederland y visitó junto con su compañero de equipo Piet Gunning a las Madres de Plaza de Mayo en su tradicional ronda de los jueves, y además, se negó a recibir su medalla por oposición al régimen.

Jorritsma, nacido el 29 de marzo de 1949 en Lochen, jugó 65 partidos internacionales con el seleccionado de su país (el primero el 10 de marzo de 1975 en la victoria ante Malasia por 2-1 y el último en la final con Pakistán en Buenos Aires 1978) en el que anotó un gol y también participó en los Juegos Olímpicos de Montreal, Canadá, 1976 en el que el equipo ´naranja´ concluyó cuarto.

Por su parte, el periodista Poul Annema, quien cubrió los mundiales de 1978 de hockey y fútbol en Argentina para el periódico Het Parool, le explicó a Télam: "Estuvimos muy bien informados en Holanda sobre la situación política en Argentina antes del inicio de la Copa del Mundo".

"Organizaciones internacionales de derechos humanos difundieron la noticia de los brutales actos del régimen del general Videla. Además de un debate político en el gobierno holandés. Esto también llevó a dos comediantes, Freek de Jonge y Bram Vermeulen, a pedir a la selección holandesa de fútbol que boicoteara el torneo de fútbol en Argentina", expresó.

Y puntualizó: "Su acción provocó un prolongado debate nacional entre partidarios y opositores de un boicot. Los periodistas fuimos parte del debate y nuestros representantes del pueblo nos informaron y mantuvieron informados sobre la violación de los derechos humanos, la actuación de las Madres de Plaza de Mayo y la desaparición de opositores políticos al régimen en Argentina".

Además, afirmó: "Hans Jorritsma, Paul Litjens y Piet Gunning creían que el general Videla utilizó la Copa del Mundo para mostrar una imagen cada vez mejor de su país de lo que realmente era. Jorritsma declaró abiertamente que si ganaba un premio se negaría a aceptar la medalla de Videla".

Jorritsma "no recibió la medalla ni le dio la mano. Cuando la final terminó, él se fue al hotel porque no estaba de acuerdo, porque Videla era un dictador", reconoció Tim, hermano de Ron Steens, en declaraciones a Télam en Amsterdam en 2011.

"Cuando regresamos a Holanda, fue sancionado por la federación. El plantel había asumido la consecuencia de que Videla entregara los premios y él como jugador se había hecho cargo de eso y luego no lo hizo", manifestó Tim, campeón mundial en 1983.

A su vez, el periodista Geerhard de Grooth, quien cubrió el torneo para la TV nacional y Radio NOS de Países Bajos, reconoció, vía correo electrónico, a Télam: "Conocíamos la existencia de personas desaparecidas antes de viajar al Mundial de hockey".

Y amplió: "Fue un poco molesto para el equipo de hockey holandés ir allí en los tiempos del régimen de Videla. Hubo mucha discusión al respecto en la televisión, la radio y los periódicos de mi país". (Télam)