River Plate no consigue adaptarse al césped nuevo del estadio Monumental donde en los 11 partidos que jugó desde que fue instalado apenas obtuvo el 50 por ciento de los puntos en disputa, con 4 derrotas, 2 empates y 5 triunfos.

La racha que había tenido un buen debut con el 3-0 ante Rosario Central en el torneo pasado viene de tres fechas sin victorias, y desde que se inauguró el campo de juego híbrido (hay un pequeño porcentaje de césped artificial) nunca pudo sumar más de dos triunfos consecutivos.

Las últimas tres presentaciones, frente a Fluminense con derrota por 3-1, el empate en la semana ante Argentinos 1-1 y la caída ante Colón de hoy por 2-1, evidenciaron la falta de regularidad en condición de local que tiene el equipo de Marcelo Gallardo.

Por contrapartida, los partidos que jugó fuera de Núñez desde el arranque de la temporada con aquel 4-0 con Pronunciamiento, de Entre Ríos, por Copa Argentina, tienen en total 13 presentaciones con 6 triunfos, 5 empates y apenas 2 derrotas, lo que da una efectividad cercana al 60 por ciento.

La capacidad ofensiva y defensiva de River también difiere en el rubro goles, ya que de local tiene 18 tantos y recibió 14, mientras que de visitante la diferencia es más alta, ya que suma 27 con sólo 8 recibidos en su arco. (Télam)