Juan Román Riquelme se mostró dolido con la suspensión del partido de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca que se iba a llevar a cabo en el Monumental.

Al respecto, expresó: “Fue raro lo del operativo. Muy raro lo que pasó. Muy feo. Amo a mi país, tengo hijos que no quiero que se acostumbren a que pasen esas cosas acá. Yo tenía la ilusión de que sea un gran partido”, sostuvo.

“Me ilusionaba con Boca campeón en la cancha de River, que los hinchas de River respeten si a Boca le tocaba ganar. Es raro lo que pasó, no me quiero acostumbrar a no vivir bien. No quiero que mis hijos se acostumbren a ver a la gente tirando piedras”, añadió.

"No quiero que mis hijos se acostumbren a ver a la gente tirando piedras”, Juan Román Riquelme.

Por otro lado, el ídolo xeneize explicó que no sabe si a futuro va a ser presidente del club: “Yo amo a Boca, soy bostero, por mi papá. Me voy a morir bostero. Yo ahora quiero ver el partido con mi hijo, disfrutar. Si las cosas no van bien, tendré que pensar mucho para ver qué decisión voy a tomar”, completó.

 

 

Para más información, visite INICIO.