Quimsa de Santiago del Estero, vigente campeón de la Liga de las Américas de básquetbol, buscará mañana ser el segundo ganador argentino de la Copa Intercontinental cuando enfrente en Buenos Aires al San Pablo Burgos de España, actual monarca de la Liga de Campeones de Europa. El encuentro se disputará en el denominado "Templo del Rock", del barrio porteño de Núñez, a partir de las 18:00 y con televisación en directo de la TV Pública y DeporTV. Se trata de un momento histórico para el básquet argentino, que vuelve a posicionarse entre los mejores del mundo, luego que San Lorenzo participó en las últimas dos ediciones de este certamen. En 2020, en Santa Cruz de Tenerife, el local Iberostar venció a Virtus Bologna, de Italia por 80-72, para quedarse con el título, mientras que San Lorenzo logró el tercer puesto al derrotar al Río Grande Valley Pipers de la Liga de Desarrollo de la NBA por 96 a 90. Debido a la pandemia de coronavirus, y a diferencia de 2020, sólo competirán los campeones de América y Europa, en un juego a partido único, según determinó la FIBA. El conjunto santiagueño, dirigido por Sebastián González, ganó en octubre pasado la edición 2020 de la Liga de Campeones de América, tras superar a Flamengo de Brasil por 92 a 86, en una definición que se demoró debido a la pandemia. Para los españoles, en tanto, fue más complejo porque se quedó con el Final Eight de la Liga de Campeones de Europa que se disputó en Atenas, también en octubre pasado

Su andar en ese certamen no dejó dudas: primero venció en cuartos de final al Hapoel Jerusalén por 92 a 67, en semis de deshizo del Dijon francés por 81 a 67 y en la final superó con claridad al local AEK por 85 a 74. El que le dio el marco ideal de lo que representa este encuentro para la "Fusión" santiagueña fue el escolta Mauro Cosolito: "Es el partido más importante en la carrera de cada jugador de Quimsa. Es como un desafío enorme, algo soñado. Es la posibilidad de medirse contra un equipo de la ACB y ver dónde estamos parados". El único club argentino ganador de la Copa Intercontinentales Obras Sanitarias, que en 1983 doblegó en la final jugada enel estadio de Núñez al Pallacanestro Cantú de Italia, por 89-76. En aquel equipo campeón estaban, entre otros, Carlos Romano,Eduardo Cadillac, Esteban Camisassa y Héctor "Pichi" Campana,con el puertorriqueño Flor Meléndez como técnico. Obras, además, fue dos veces subcampeón: en 1978-79perdiendo la final contra Real Madrid -máximo ganador de lahistoria con cinco- y en 1984-85 contra Roma. Ese logro lo ostentan también Ferro -perdió con Salgiris dePolonia en 1986-87 con Buenos Aires como sede- y Olimpia deVenado Tuerto -cayó en dos juegos ante Panathinaikós de Greciaen 1996-. DP/OM NA