Margaret Court, leyenda del tenis australiano, se declaró "honrada" por su ascenso en la Orden de Australia, aunque la distinción generó polémica porque la exjugadora tuvo históricamente posturas discriminatorias sobre la homosexualidad.

Court, de 78 años y que se convirtió en una pentecostal en Perth (Australia), declaró que el tenis estaba "lleno de lesbianas" y que los niños transgénero eran "obra del diablo". La australiana hasta llegó a elogiar el sistema del apartheid en Sudáfrica.

El ascenso de la extenista, quien sigue teniendo el récord absoluto de títulos de Grand Slam con 24 trofeos, a "Compañera" de la Orden de Australia, con motivo de la fiesta nacional, desató las críticas de autoridades como el primer ministro del Estado de Victoria, Daniel Andrews.

"No apoyo esto. No creo que ella tenga puntos de vista que se identifiquen con la gran mayoría de las personas en nuestra nación, particularmente de la comunidad LGBTIQ. Amo a la gente, y amo a los homosexuales y a los transgénero", declaró Andrews.

Court afirmó que no devolverá su medalla de la Orden de Australia. "No lo devolveré porque adoro representar a mi país. No fui yo quien lo buscó, no sabía que lo estaba recibiendo, me sentí muy honrada cuando me dijeron que me lo daban", explicó en declaraciones a la emisora de radio australiana 3AW.

Según la agencia de noticias AFP, Court explicó: "Fui nombrada Oficial de la Orden de Australia por mi implicación en la distribución de 75 toneladas de comida en mi barrio por semana. Ahora es por el tenis, creo que ha tardado en llegar y me siento honrada".

La estadounidense Serena Williams, que cuenta actualmente con 23 títulos de Grand Slam, intentará igualar el récord de Court en febrero, en el Abierto de Australia.

Margaret Court, que tiene una cancha con su nombre en el Complejo Melbourne Park, donde se realiza el Australian Open, primer Grand Slam del año, avisó que no asistirá al torneo en esta próxima edición.

"No me invitaron pero tampoco lo pensé, ya que estuve muy ocupada en mi barrio con el coronavirus", concluyó. (Télam)