El próximo lunes, en el hipódromo Argentino de Palermo, un sueño se le hará realidad a Piky Pizzone: con solo 12 años, relatará el Premio Briznoso junto con el relator oficial Andrés del Padrone, un hombre con 30 años de experiencia en el ambiente del turf.

Piky irá al hipódromo con su familia, no sin antes ir a la escuela del barrio de Villa Crespo, en donde cursa el sexto grado. Su pasión por los caballos de carrera comenzó el año pasado, cuando descubrió por la señal de YouTube las carreras de San Isidro, Palermo y La Plata.

"Tiene unas condiciones bárbaras y se pasa horas mirando las carreras para aprenderse los colores de las chaquetillas de los jockeys", dijo a Télam su maestro Andrés del Padrone.

Piky vive en el barrio de Caballito junto a su padre Darío y a su madre Mariela. Y cuentan que aprovechó la pandemia e intensificó su pasión por los caballos de carrera.

Su jockey preferido es el brasileño Francisco Leandro Goncalves, el jinete que viene arrasando en las estadísticas.

"Tiene buena voz y una gran sensibilidad para ver las carreras. Con los años irá aprendiendo y se convertirá en un relator de primera clase", agregó Del Padrone, quien será el encargado de acompañar a Piky en su debut en Palermo.

El turf también se va nutriendo de jóvenes y la experiencia del próximo lunes es una prueba de ello.

Ahí estará, en el palco de relatores, un chico de 12 años que descubrió la pasión del turf en un momento difícil del país. Todos los burreros harán fuerza por este niño porque un proyecto de relator se pone en marcha. Es, si se quiere, el famoso sueño del pibe. (Télam)