Un fiscal requirió la elevación a juicio de la causa que tiene como imputado a un jugador de fútbol de 26 años, por el delito de abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de una menor de 16 años, por un hecho ocurrido en enero de este año, en la zona sur de la capital salteña, informaron hoy fuentes del Ministerio Público provincial.

El fiscal penal 1 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Federico Obeid, requirió ante el Juzgado de Garantías 4 la elevación a juicio de la causa que tiene como imputado a Matías Ismael Macoritto, de 26 años, acusado del delito de abuso sexual con acceso carnal, en perjuicio de una menor.

Al fundamentar su pedido, Obeid sostuvo que fue acreditado con el grado de probabilidad requerida en esta etapa que el acusado abusó sexualmente de la menor de 16 años durante la madrugada del domingo 10 de enero de 2021, cuando el imputado se reunió con la víctima y su hermana.

La hermana de la menor decidió quedarse con un grupo de amigos, por lo que Macoritto y la víctima dieron vueltas en el auto del padre de ella, en cercanías del predio de la Sociedad Rural Salteña, donde hay un sector de moteles alojamientos.

Con el pretexto de que en esos moteles podían pedir algo para comer y tomar mientras hacían tiempo hasta que la hermana de la menor les pida que la buscaran -y ante la curiosidad de la joven, según surgió de su propio relato- ingresaron a un motel ubicado en el barrio Don Emilio.

Tras aguardar unos minutos, ingresaron a una habitación, donde cada uno tomó un vaso de whisky pedido por el acusado, tras lo que sorpresivamente se abalanzó sobre la joven, quien quedó atónita y desconcertada, sin saber cómo reaccionar ante la conducta del acusado, que continuó con su embestida y abusó sexualmente de ella, mientras ella se resistía.

En un momento, según las fuentes judiciales, la joven tomó un mayor impulso y le insistió en que no quería mantener relaciones sexuales, por lo que el acusado se levantó y la obligó a bañarse.

Luego, le pidió que no contara nada de lo ocurrido a su familia, porque no quería arruinar la amistad que tenía con ellos.

Ya en casa, la menor entró en una crisis de nervios y puso en conocimiento de lo sucedido a su hermana mayor, su cuñado y su madre, antes de formular la denuncia en las primeras horas del día. (Télam)