Diego Schwartzman, número uno del tenis en la Argentina, recuperó gran parte de su nivel y se instaló hoy en la tercera ronda de Roland Garros, el segundo torneo de Grand Slam del año, tras imponerse sin pasar sobresaltos sobre el esloveno Aljaz Bedene por 6-4, 6-2 y 6-4.

El "Peque" Schwartzman, décimo en el ranking mundial de la ATP, empleó dos horas y 20 minutos para doblegar a Bedene (56) en la cancha número 14 del complejo ubicado en el barrio parisino de Bois de Boulogne, en un partido en el que mostró haber recuperado el nivel que no tuvo en la gira europea previa sobre polvo de ladrillo.

El argentino, de 28 años, había resuelto su compromiso de la ronda inicial ante el taiwanés Yen Hsun Lu (680) también en sets corridos y asumirá su próximo desafío ante el alemán Philip Kohlschreiber (132), que hoy despidió al ruso Aslam Karatsev (26) con un marcador de 6-3, 7-6 (4), 4-6 y 6-1.

Schwartzman comenzó algo impreciso su partido ante Bedene, un rival con el que había perdido dos veces, en Nottingham 2015 y Buenos Aires 2018, con una sola victoria en el Argentina Open de 2019.

En el set inicial pudo ponerse en ventaja 3-0 y luego 4-1 pero cometió varios errores no forzados, aunque igual se llevó el parcial por 6-4.

El "Peque" tomó el control del partido a partir del segundo set, con buen juego de contragolpe y tiros más profundos, al tiempo que Bedene acusaba molestias en la mano al punto que recibió atención médica, aparentemente por ampollas.

El argentino, quien carga con la presión de tener que defender los puntos que ganó con su acceso a semifinales en 2020 (perdió con "Rafa" Nadal, luego campeón por 13ra. vez), mantuvo la iniciativa en el tercer set ante un rival que prácticamente no lo incomodaba.

Schwartzman resolvió el partido cuando logró el quiebre que le permitió adelantarse 3-2, luego no falló con su servicio, resolvió el set por 6-4 y mantuvo su buena racha de instalarse al menos en la tercera ronda en 11 de los últimos 14 torneos de Grand Slam que jugó.

Con la clasificación en el bolsillo, el argentino destacó el valor de su triunfo ante Bedene: "Era un rival difícil que ha complicado a muchos jugadores en Grand Slam y si quizá le daba una chance de volver se iba a poner peligroso".

Schwartzman asumió que deberá jugar un partido de "ocho o diez pelotas por punto" ante su próximo rival, Kohlschreiber, para seguir con vida en el segundo Grand Slam del año.

"Ojalá pueda hacer un buen partido contra él. Tengo que hacer todo lo que pueda hacer en el partido para que corra, para que vaya al límite...", analizó el argentino sobre el juego con el alemán, de 37 años, a quien elogió por su trayectoria.

"Debe haber venido unas 20 veces a Roland Garros, tiene mucha experiencia, es muy lindo verlo jugar", consideró antes de lo que será el segundo cruce entre ambos después de la victoria del europeo en el ATP de Viena 2017.

Previamente, el rosarino Federico Coria (94) quedó eliminado del certamen al caer en la segunda ronda ante el "top ten" italiano Matteo Berrettini (9) por 6-3, 6-3 y 6-2 en casi dos horas de juego.

Berrettini, candidato a llegar a las instancias finales en París, marcó claras diferencias de nivel, con una velocidad de pelota muy superior, y jugará su próximo partido en la tercera ronda ante el coreano Kwon Soonwoo (91), quien le ganó al italiano Andreas Seppi (98) por 6-4, 7-5 y 7-5.

En cuanto a Coria, de 29 años y vencedor en la ronda inicial del veterano español Feliciano López (62), de 39 años, no pudo repetir su actuación del año pasado cuando llegó hasta la tercera ronda, lo que significará un retroceso hasta el puesto 104 del ranking.

Después de la victoria de "Peque" se despidió otro argentino: el santafesino Facundo Bagnis, que cayó ante el alemán Jan-Lennard Struff por 7-5, 7-6 (1) y 6-4 en dos horas y 18 minutos de juego.

Bagnis, de 31 años y número 104 del mundo, también se había despedido en la segunda ronda de las ediciones de 2014 y 2016, sus otros dos antecedentes en el "Major" de la capital francesa.

El otro tenista argentino que sigue adelante es Federico Delbonis, quien se instaló ayer en la tercera ronda y volverá a jugar este viernes.

Delbonis (51), en su mejor actuación en París, venció sucesivamente al moldavo Radu Albot (89) y al español Pablo Andújar (68), y jugará mañana ante al italiano Fabio Fognini (29).

Si avanza a octavos de final, Delbonis se encontrará en esa instancia con el noruego Casper Ruud (16) o el español Alejandro Davidovich (46).

En otros resultados destacados de hoy, el número 1 del mundo, el serbio Novak Djokovic, derrotó al uruguayo Pablo Cuevas (92) en dos horas y seis minutos de partido.

Djokovic se enfrentará al lituano Ricardas Berankis en busca de asegurarse su presencia en la segunda semana del torneo. El campeón de Roland Garros en 2016 ganó sus tres enfrentamientos previos ante el lituano.

También sigue su curso la leyenda suiza Roger Federer (8) tras derrotar 6-2, 2-6, 7-6 (7-4), 6-2 al croata Marin Cilic, exnúmero 3 del mundo y actualmente 47.

"Creo sinceramente que realicé un muy buen partido, me sorprendí un poco, no pensaba que pudiera jugar a este nivel durante dos horas y media contra Marin", confesó Federer.

El suizo, con 20 títulos de Grand Slam en su palmarés, es el tenista de más edad de los 128 presentes en el cuadro final (39 años) y ahora tendrá como rival al alemán Domimik Koepfer (59) un cupo en los octavos de final.

Finalmente, en el cuadro femenino, la número 1 y campeona 2019, la australiana Ashleigh Barty abandonó su partido de segunda ronda por una lesión en la cadera cuando perdía 6-1, 2-2 ante la polaca Magda Linette (45).

"He vivido una temporada sobre polvo de ladrillo tan hermosa que tener la mala suerte de lesionarme de pronto durante el fin de semana y sin tiempo (para recuperarme), es decepcionante. Pero lo que ha pasado no eclipsa los dos o tres últimos meses geniales, por doloroso que sea en estos momentos", consideró Barty. (Télam)