El argentino José María "Pechito" López, junto con el británico Mike Conway y el japones Kamui Kobayashi en un Toyota oficial del Gazoo Hypercar, finalizó hoy tercero en el inicio del Mundial de Resistencia (WEC), disputado en Spa-Francorchamps, Bélgica.

Los ganadores de la competencia, al mando del otro Toyota oficial, fueron el suizo Sebastian Bueni, el neocelandés Brendond Hartley y el japonés Kazuki Nakajima.

El cordobés penó con los frenos de su hypercar y finalizó tercero, mientras que en la clase LMP2 el argentino Franco Colapinto, con el neerlandés Nyck de Vries y el ruso Roman Rusinov, a bordo de un Aurus 01-Gibson peleaban por la victoria y una pérdida de aceite los hizo desertar.

Tras haber largado desde la pole position, el prototipo que tiene a López como uno de sus pilotos se mantuvo en la pelea directa por la carrera, pero con el correr de las vueltas aparecieron problemas en los frenos y complicaron el andar del Toyota número 7.

Los inconvenientes se evidenciaron en el turno de Conway y se agravaron en el tramo de la carrera que tuvo a “Pechito” al volante, quien primero se pasó de largo en una curva y luego tuvo un toque con un auto GT: esta última situación le valió un pase y siga cuando Kobayashi estaba al volante.

El japonés protagonizó un despiste sobre la parte final de la carrera y llegó hasta la leca, pero afortunadamente pudo volver a pista.

De esta manera, el Toyota número 7 debió resignarse al último escalón del podio, mientras que el auto de Buemi, Nakajima y Hartley doblegó al Alpine del brasileño André Negrao y los franceses Mattheiu Vaxiviere y Nicolás Lapierre, segundos.

La segunda fecha del Mundial de Resistencia serán las 8 Horas de Portimao, Portugal, a disputarse el 13 de junio. (Télam)