Once integrantes de la delegación de Independiente que habían sido retenidos en el aeropuerto de Salvador de Bahía, Brasil, luego de que se les detectara "carga viral" en los testeos contra la covid-19, ya viajan de regreso a la Argentina, informó el club.

"Luego de haber sido maltratados durante más de 20 horas por las autoridades sanitarias de Bahía, las once personas retenidas ya están volando de regreso a la Argentina. El resto de la delegación se encuentra en Brasil y lista para disputar el encuentro", informó la institución de Avellaneda a través de sus redes sociales.

Antes, los jugadores Juan Manuel Insaurralde y Adrián Arregui discutieron con la policía brasileña y fueron apartados del grupo, lo que demoró el vuelo regreso.

Según el relato del dirigente Walter Lusnig, la policía intentó, de manera "agresiva", desalojar de un sector del aeropuerto al grupo de argentinos que no pudo ingresar al país e incluso llegaron a amenazar con sacar armas eléctricas.

Esto provocó la reacción de Insaurralde y Arregui, quienes luego de discutir con los agentes fueron trasladados a una oficina anexa al sector donde estaban sus compañeros.

La discusión generó una demora en el vuelo de regreso a Buenos Aires, que estaba programado para las 12.

Son ocho jugadores, el entrenador interino Pedro Monzón, Lusnig y el jefe de prensa los que regresan desde Brasil: su llegada a Ezeiza está prevista para alrededor de las 20.

El resto del plantel jugará desde las 19.15 contra Bahia por la tercera fecha de la Copa Sudamericana. (Télam)