El argentino Diego Schwartzman, flamante clasificado a la tercera ronda de Roland Garros, asumió que deberá jugar un partido de "ocho o diez pelotas por punto" ante su próximo rival, el alemán Philipp Kohlschreiber, para seguir con vida en el segundo Grand Slam del año.

"Ojalá pueda hacer un buen partido contra él. Tengo que hacer todo lo que pueda hacer en el partido para que corra, para que vaya al límite...", analizó el argentino sobre el juego con el alemán, de 37 años, a quien elogió por su trayectoria.

"Debe haber venido unas 20 veces a Roland Garros, tiene mucha experiencia, es muy lindo verlo jugar", consideró antes de lo que será el segundo enfrentamiento de ambos después de la victoria del europeo en el ATP de Viena 2017.

Kohlschreiber, ex 16 del mundo y actual 132, eliminó hoy al ruso Aslan Karatsev (26), un adversario al que Schwartzman prefería evitar por su buena actualidad.

"Si tengo que elegir, a Karatsev prefiero evitarlo, era un rival difícil que viene de un presente espectacular", se sinceró el "Peque", semifinalista el año pasado en Roland Garros.

El número 10 del ranking ATP logró su clasificación a la tercera ronda después de derrotar hoy al esloveno Aljaz Bedene. "Era un rival difícil que ha complicado a muchos jugadores en Grand Slam y si quizá le daba una chance de volver se iba a poner peligroso", admitió.

El argentino logró por cuarta vez en sus últimas participaciones que se clasifica entre los 32 mejores del torneo parisino. (Télam)