Julieta Lazcano, capitana de Las Panteras, explicó que una de las diferencias más grandes que tiene el vóley masculino del femenino es su competencia interna, ya que la Liga de mujeres "sigue siendo amateur".

"Necesitamos una Liga más larga, y una organización profesional ya que sigue siendo amateur. No entiendo el por qué la diferencia con la masculina. El vóley femenino llena las canchas, así que interesa también", declaró la central cordobesa.

La Liga Argentina femenina está organizada por la Federación (FeVA) y dura poco más de tres meses, contra los ocho que lleva el desarrollo de la masculina, manejada por la Asociación Argentina de Clubes (ACLAV) desde 2003.

Yamila Nizetich, receptora punta de Las Panteras y del Novara de Italia (campeón de la Champions League), agregó que "después piden resultados al vóley argentino cuando a las jugadoras nos aumentan los pases internacionales y acá en el país no hay una liga fuerte. La Asociación de clubes (ACLAV) nos manifestó su apoyo para hacer una liga igual a la masculina, pero la Federación (FeVA) no aceptó por cuestiones económicas".

"En la FeVA una marcada desigualdad de género que se verifica en el acuerdo de premios como así también, en lo que hace a la organización, promoción y duración de la Liga femenina con relación a la masculina", reza uno de los puntos del comunicado.

"Queremos justas condiciones también para jugar en la Selección. No está bueno que se hable de esto, pero tenía que darse. Acá por ejemplo hay chicas que se vienen todos los días a entrenar al Cenard desde La Plata y no tienen almuerzo ni alojamiento", contó Nizetich. (Télam)