El exdefensor italiano Tarcisio Burgnich, que tuvo la ingrata tarea de marcar a Pelé en la final del Mundial México 70 que su seleccionado perdió 4-1 ante Brasil, murió hoy a los 82 años luego de una larga enfermedad en un asilo de ancianos.

Burgnich, apodado "La Roca", jugó en Inter, Udinese, Juventus y Napoli y la agencia ANSA lo recordó como un defensor "que solía tratar con rudeza a sus rivales pero no con deslealtad, y su fiereza contrastaba con el perfil humilde que exhibía en su vida diaria".

Tras su debut con Udinese en 1958, jugó en Juventus y luego estuvo 12 temporadas en Inter de Milan, donde conoció al entrenador argentino Helenio Herrera, a quien adoraba.

"Estar con él era como estar en una nave espacial. Siempre iba un paso adelante. Era un hombre sobrio y serio que había conocido la pobreza y siempre nos aconsejaba que no malgastásemos el dinero que ganábamos. Hasta nos enseñó yoga", dijo alguna vez.

En la final del Mundial México 70, en el estadio Azteca, le tocó marcar al Rey Pelé, que hizo el primero de los cuatro goles de Brasil, a la postre campeón. "No había forma de pararlo", reconoció años más tarde Burgnich, que murió en el asilo San Camino de la ciudad de Forte dei Marmi, en la provincia de Lucca. (Télam)