Las ciudades de Múnich, Roma, Bilbao y Dublin, cuatro de las 12 sedes previstas para la Eurocopa 2020 que a raíz de la pandemia se jugarán a partir de junio próximo, están en duda sobre si podrán albergar partidos debido a que aún no se permite público en los estadios, según lo anunció hoy la UEFA.

El torneo, que se postergó el años pasado a causa de la pandemia, se realizará entre el 11 de junio y 11 de julio próximos, y las cuatro ciudades tienen plazo hasta el 19 de abrij para suministrar información complementaria sobre sus protocolos sanitarios para tomar una decisión final con la posibilidad de cancelar los partidos programados, explicó la UEFA en un comunicado.

Con ese mensaje la UEFA les señaló a las ciudades representantes en la organización del torneo en nombre de Alemania, Italia, España e Irlanda que se arriesgan a perder su estatus de sede, indicó la UEFA en su sitio oficial.

La UEFA exige desde mediados de marzo que cada partido de su torneo cuente con público en la tribunas e incluso Budapest (Hungría) avanzada en su campaña de vacunación, aspira a tener las canchas llenas siempre que "los espectadores satisfagan las estrictas condiciones de entrada en el estadio".

San Petersburgo (Rusia) y Bakú (Azerbaiyán) prometieron contar con un 50% de espectadores en las canchas, mientras que Ámsterdam (Países bajos), Bucarest (Rumania), Copenhague (Dinamarca) y Glasgow (escocia) aspiran a tener entre un 25 y un 33% de espectadores.

Por su parte, Londres (Inglaterra) planea tener como mínimo un 25% de público en las tribunas en los partidos de la fase de grupos que tiene asignados y espera tener una capacidad superior para las dos semifinales y la final. (Télam)