Unos 4.000 hinchas de Vélez Sarsfield comenzaron a acercarse esta noche al estadio Maracaná, de Río de Janeiro, para presenciar el encuentro semifinal de vuelta de la Copa Libertadores ante Flamengo, pese a la caída en el cotejo de ida en Liniers por un contundente 4 a 0.

En avión y en 35 micros que tardaron casi dos días para llegar a Río de Janeiro y partirán inmediatamente finalizado el partido de regreso a Buenos Aires, se trasladaron los hinchas velezanos que, conscientes de la improbabilidad de una remontada que tendría un valor de hazaña inconmensurable, decidieron viajar igual "por amor a los colores".

Así se lo confesaron a TyC Sports varios de estos fieles seguidores de "El Fortín", algunos de ellos denunciando inclusive haber recibido proyectiles los ómnibus que los trasladaron y un destrato policial ante esos hechos.

El encuentro comenzará a las 21.30 y tiene un antecedente histórico escandaloso que data de la Supercopa de 1995 en este mismo estadio Maracaná, cuando el delantero de Flamengo, Edmundo, comenzó a burlarse de los jugadores de Vélez y el defensor "fortinero", Flavio Zandoná, lo derribó con un violento puñetazo en pleno partido, lo que desató una verdadera batalla campal entre los futbolistas de ambos equipos. (Télam)