El exentrenador de Boca Juniors Miguel Ángel Russo, quien habló por primera vez desde que se fue del club el 16 de agosto pasado, admitió que su salida de la institución "requiere un análisis profundo".

"Mi salida de Boca requiere de un análisis profundo", dijo el técnico en una conferencia para 150 alumnos de la escuela terciaria de comunicación y locución ISEC.

Después agradeció a los dirigentes xeneizes: "Estoy agradecido a las autoridades del club por la oportunidad que me dieron y no tengo más que deseos para el futuro", confesó el entrenador de 65 años.

También habló de Sebastián Battaglia, su sucesor: "con Sebastián hablábamos constantemente por cuestiones relacionadas al club, las charlas siempre son positivas".

Por último se refirió a la posibilidad de dirigir a la selección de Venezuela: "Obvio que estar en una selección es lo máximo y seduce, pero el tiempo dirá; estoy disfrutando de mis amigos, familia y charlas futboleras".

Russo que como técnico conquistó la última Copa Libertadores que ganó Boca en 2007, volvió a la institución en diciembre del 2019 con Juan Román Riquelme como encargado del fútbol, y en ese ciclo obtuvo la Superliga 2019/20 y la Copa Diego Maradona en el 2020. (Télam)