Lionel Messi se mostró sonriente este martes en el arribo de Paris Saint Germain a Brujas, Bélgica, para el debut de mañana por el grupo A de la Liga de Campeones de Europa contra los locales.

El rosarino se bajó del avión con un barbijo del club parisino y sonrió ante los saludos de los pocos fanáticos que se acercaron al lugar.

Además de Messi, los otros argentinos que integraron la delegación fueron Mauro Icardi y Leandro Paredes, quedando afuera Ángel Di María, quien arrastra una sanción de tres partidos por un pisotón al brasileño Fernandinho (Manchester City) en la semifinal de la pasada edición de la Champions League.

El exBarcelona saldrá por primera vez en la Liga de Campeones con otra camiseta, la misma que ganó en cuatro ocasiones con el equipo catalán y en la que marcó 120 goles. Messi está sólo debajo de Cristiano Ronaldo (136) en la tabla histórica.

PSG llegó en la mañana a Bélgica y se trasladó al hotel Van der Valk del pequeño pueblo de Oostkamp, ubicado a diez kilómetros de Brujas.

"El día del partido acompañaremos al micro del PSG hasta Brujas y luego también a su regreso. Ya hemos hablado con los dirigentes del club francés y les dimos las garantías del caso en cuestión de seguridad", explicó el alcalde de Oostkamp, Jan de Keyser, en diálogo con los medios locales. (Télam)